Vidas secuestradas, años robados

En tiempos de reclusión forzada vamos a recordar algunos confinamientos célebres de larga duración. Por diferentes motivos, a veces la vida es secuestrada o robada durante un largo período. He escogido cuatro personajes que pasaron por un confinamiento extremo, a quienes privaron de libertad injustamente, o bien optaron por el confinamiento para esquivar la muerte o la represión en tiempos de guerra.

El confinamiento que estamos sufriendo en nuestras carnes y mentes por la pandemia durará a lo sumo unos meses. Las personas a las que aquí quiero recordar permanecieron encerradas durante años. Algunos de ellos sobrevivieron, otros no. Los personajes elegidos tenían  muchos sueños por cumplir que fueron aniquilados  o, en los mejores casos, postergados. Todos ellos aprendieron a sobrevivir durante el encierro a su manera, y a soñar con la libertad sin que la falta de ella los aniquilara por completo.

Anna Frank: la joven escritora confinada

Vidas secuestradas, años robados

Tiempo de confinamiento: Dos años y medio

Motivo: Huir de la persecución y exterminio de los judíos llevado a cabo por el Régimen Nazi en la Holanda ocupada.

Lugar del confinamiento: La casa de atrás ubicada detrás de un armario de archivos en la Oficina del padre de Anna Frank, en Amsterdam.

Liberación: Nunca fue liberada. Murió a los quince años en el campo de concentración de Bergen-Belsen.

Al cumplir 13 años Anna Frank recibió un diario un cuaderno como regalo de cumpleaños. Un mes más tarde su familia junto a dos familias más se mudan para vivir escondidos en la oficina del padre o la casa de atrás, como ella le llama al lugar donde viven para hacerse invisibles a ojos de los nazis.

Durante los dos años que permanecen escondidos en la casa de atrás, Anna escribe en el cuaderno convertido en un diario sobre lo que ocurre allí, sobre lo que piensa y siente. También escribe cuentos, una novela y citas en su cuaderno de frases bonitas.

Al cabo de dos años los oficiales nazis los descubren y los arrestan junto a los demás escondidos. Pese a la incursión de los nazis en el escondite, los escritos son rescatados por dos de las protectoras de la familia antes de que los nazis vaciaran la casa.

Los padres son deportados a Auschwitz y Anna, junto con su hermana Margot, son trasladadas al campo de Bergen-Belsen. Allí Anna y su hermana fallecen en el febrero de 1945, a causa de la Fiebre tifoidea.

El único superviviente de la familia el padre de Anna, Otto, regresa a Ámsterdam y es allí cuando se entera de que su mujer y sus hijas han fallecido. Miep Gies, la protectora neerlandesa y amiga de la familia que ha guardado el diario durante todo este tiempo, se lo entrega a Otto. En los papeles el padre lee que su hija quería convertirse en periodista y escritora.

Con el tiempo su diario fue publicado a más de 70 idiomas, convirtiéndose en una de las escritoras más jóvenes y célebres de la Literatura Universal. Anna Frank nunca fue liberada, sólo gracias a su imaginación y a la escritura de sus cuadernos pudo volar muy alto y alejarse a ratos del confinamiento. Su sueño de convertirse en escritora llegó a cumplirse.

Edmundo Dantés o la metamorfosis de  prisionero a Conde de Montecristo

Vidas secuestradas, años robados

Tiempo de confinamiento: 14 años

Lugar de confinamiento: Las mazmorras del Castillo de If en Marsella

Motivo: Acusado injustamente de alta traición. Víctima de alta traición milimétricamente urdida por sus supuestos amigos. Al salir adopta una nueva identidad como Conde de Montecristo.

Liberación: Logra fugarse al sustituir el cadáver de su maestro y compañero de prisión, el Abad Faria.

Edmundo Dantés es un personaje de ficción creado por Alejandro Dumas, inspirado en un caso real ocurrido en Francia que impresionó tanto al escritor de los Tres Mosqueteros como para escribir uno de los libros más leídos y extensos: El Conde de Montecristo.

Edmundo era un joven prometedor y enamorado de su amada, la bella Mercedes. Su brillante carrera política y su éxito personal causaron la envidia de sus más allegados hasta el punto de urdir una trama contra él de consecuencias funestas. Edmundo Dantés fue acusado falsamente de ser espía bonapartista y posteriormente condenado a pasar el resto de su vida en las mazmorras del castillo de If, frente a las costas de Marsella.

Sin embargo, oh destino, cuando el prisionero estaba a punto de sucumbir a las garras de la locura y perder su vida por suicidio conoce a un hombre que será su faro y su luz para su liberación.

Dantés conoce al anciano Abad Faria cuando éste se introduce en su celda tras haber cavado un túnel mal calculado para su propia fuga. El túnel que comunica ambas celdas permitirá la forja de una gran amistad. Este encuentro luminoso le salvará de la oscuridad de su mente primero, y más tarde de la oscuridad de las mazmorras.

El Abad Faria le trasmite a Edmundo todos sus profundos conocimientos sobre Química, Leyes, Política, Matemáticas, Idiomas y Filosofía además de revelarle un gran secreto: el mapa de un tesoro escondido en la isla de Montecristo durante siglos.

Al morir el Abad Faria de un ataque en su propia celda, Edmundo que estaba con él como de costumbre, vislumbra de manera clara la manera su fuga. Sustituye el cadáver de Faria por su cuerpo, y envuelto en la mortaja de su amigo fallecido abandona el castillo para siempre. En la Isla de Montecristo se hace con el tesoro y es así como se construye una nueva identidad, el Conde de Montecristo acaba de nacer. Con su nuevo yo regresa a su vida anterior para perpetrar su venganza y reparar la traición que lo confinó a morir en el castillo.

Si no hubiera sido por el encuentro fortuito con el Abad Faria, el Conde nunca hubiera existido, y Dantés hubiera muerto en prisión. Su amigo le enseñó, entre otras muchas cosas que, “es preciso haber querido morir para saber cuán hermosa y buena es la vida”. A veces la luz se encuentra en la más espesa oscuridad.

Juan de Castilla: Su reino, la soledad y el cautiverio

Tiempo de confinamiento: 46 años

Lugar del confinamiento: Castillo de Tordesillas en la provincia de Valladolid

Motivo del confinamiento: Supuesta enfermedad mental alegada por su padre Fernando el Católico y su hijo Carlos I para alejarla del trono.

Liberación: Nunca fue liberada. Murió confinada en Tordesillas a los 47 años de edad

Juana de castilla era la Reina de Castilla y Aragón por derecho y sucesión pero las ambiciones de su esposo, primero, las de su padre y las su hijo, después, la apartaron del trono y más tarde de la vida en libertad. El Reino de Castilla era muy codiciado y Juana no supo o probamente no quiso defenderlo.

El carácter de Juana era quizás un tanto intenso y proclive a mostrar sus emociones en público. Eso no era propio de una futura reina que debe demostrar ser fría, calculadora y cerebral para ganarse el respeto de sus súbditos. Incluso su propia madre, Isabel la Católica, puso en duda sus capacidades para ruinar, pese a nombrarla su heredera, en su testamento

Cuando era muy joven fue enviada a los Países Bajos para casarse con Felipe de Habsburgo o el Hermoso. Fue entonces cuando cometió el craso error de enamorarse perdidamente de un marido infiel, mentiroso y mujeriego.

Juana empezó a dar muestras de sus celos y eso no le ayudó demasiado a crearse una imagen digna de respeto. Al morir Isabel la Católica, Juana volvió a Castilla con Felipe el Hermoso con el propósito de heredar el trono de su madre, ya que era la candidata por línea sucesoria. Sin embargo ni su marido, ni su padre iban a permitir que Juana fuera la Reina de los dos reinos. En un principio se lo repartieron entre suegro y yerno de modo que Juana y Felipe serían los Reyes de Castilla y Fernando de Aragón. Felipe falleció al poco de reinar  a causa de la Peste que azotaba las tierras de Castilla. Juana empezó a dar muestras de su dolor por la muerte de su marido y padre de sus seis hijos sin ningún pudor.

En una comitiva fúnebre  que acompañaba el féretro del difunto con ella a la cabeza, se paseó de noche por los caminos de Castilla con el propósito de llegar a  Granada, donde debía ser enterrado Felipe sembrando el miedo entre los lugareños y la semilla del inicio de la leyenda que la tachada de loca.  Durante mucho tiempo se contaba que  Juana no quería enterrar el cuerpo de su marido para permanecer más tiempo con él, pero lo cierto es que la Peste obligaba a esperar unos meses antes de enterrar al infecto difunto por medidas de seguridad. Sea como fuera la demora del entierro  convirtió a Juana de cara a la leyenda en una mujer inestable y loca de amor.

El padre, Fernando de Aragón, aprovechó sus excentricidades y la fama de loca  para alegar que su hija padecía una enfermedad mental que le impedía reinar. Pero eso no fue suficiente para apartarla del trono, debía encerrarla para asegurarse la jugada, ya que Juana de castilla contaba con los apoyos de la nobleza castellana-

La leyenda popular sobre su locura y la campaña de desprestigio de sus capacidades urdida por su padre caló hondo. A partir de aquí  ya nadie dudó de su inestabilidad mental.

Lo cierto es que a Juana nunca le interesó la política, nunca luchó por el trono, ni tampoco  tuvo ningún reparo en capitular y ceder el trono a su padre. Los revisionistas de esta figura histórica afirman que Juana era un espíritu libre y por tanto indiferente a la rigidez y exigencias del Estado. Esta teoría se confirma en el hecho que más tarde tuvo la oportunidad de recuperar las riendas del trono gracias a los comuneros y repuso el ofrecimiento. El destino le puso en bandeja la recuperación del trono pero ella lo declinó sin titubeos.

Su propio padre la confinó en Tordesillas y después su  hijo, Carlos I, lejos de liberarla, prohibió que recibiera cualquier visita. El cautiverio empeoró su estado: huelgas de hambre, rotundas negativas a asearse y participar en las celebraciones litúrgicas, frecuentes ataques de ira… no hicieron más que dar la razón a quienes la tachaban de loca.

Dicen que el único consuelo que tuvo fue la música durante los 46 años que duró su reclusión en Tordesillas y la compañía de su hija Catalina hasta que ésta se marchó para casarse. Juana de Castilla o más conocida como Juana la Loca cometió el error de confiar en los hombres de su vida: su esposo, su padre y su hijo. Juana no pudo escapar de su propio destino, un destino loco y sin sentido que se resume así: Una Reina por derecho que no quiso reinar, a quien cuya familia encerró alegando una locura que sirvió  de escudo contra los defensores y valedores que la veían como la legítima Reina Juana I de Castilla.  Juana fue a su pesar reina, finalmente, pero de su soledad impuesta y  de su cautiverio

Nelson Mandela: El hombre que salió de prisión para convertirse en Presidente de Sudáfrica

Tiempo de confinamiento: 27 años

Lugar del confinamiento: Tres prisiones, de las cuales en Robben island pasaría 18 años.

Motivo: Acusado de sabotaje y conspiración contra el régimen racista del Apartheid y por ser líder de la lucha antirracista en su país, Sudáfrica.

Liberación: Gracias a varias campañas internacionales contra el Apartheid fue liberado. Al poco tiempo se convirtió en el primer presidente negro de Suráfrica.

Uno de los guardas de la  prisión Robben Island le dijo a Mariba: “Esta es la isla, aquí es donde vas a morir”. El guarda no podía estar más equivocado. Mandela murió en el año 2013 siendo el primer presidente negro elegido democráticamente de un país que legitimaba el racismo  (Apartheid) y habiendo recibido el Nobel de la paz en el año 1993.

El líder del movimiento antirracista en su país pasó casi tres décadas en prisión. Según sus palabras lo más duro de llevar era el confinamiento, el aislamiento y los trabajos forzosos.

En esos tiempos  “sólo existía la mente de uno, que puede jugarte malas pasadas”, pero pese a la dureza de las situaciones vividas Mandela resistió a la desesperación y a la falta de libertad. Los poemas de Long John Silver le ayudaron a mantener a flote su mente y alejarla del hundimiento, pues fue capaz de acatar los mandatos de los bellos versos del poeta: “Soy el amo de mi destino, soy el capitán de mi alma”.

Gracias a la presión internacional fue liberado y posteriormente elegido presidente. Tras su liberación se apresuró a afirmar que el enemigo no eran las personas blancas sino el Apartheid, una afirmación que asentaba las bases de un camino hacia la pacificación y reconciliación de un población formada por blancos y negros que habían aprendido a odiarse.

Nelson Mandela siempre será un ejemplo de resistencia y de lucha pacífica. Nos enseñó que el odio puede ser derrotado. Su vida nos grita con euforia que, aunque a veces parezca lo contrario, nunca nada hay que darlo por perdido.

Reflexión sobre el confinamiento: Hemos recordado confinamientos célebres y extremos, pero hay muchos tipos de confinamientos invisibles e inconscientes que quizás durante este parón obligado por la Pandemia hayan salido a la luz en nuestra consciencia.

Existe el confinamiento por enfermedad,  el confinamiento por la falta de recursos, por la pobreza, por la ignorancia. Estas injusticias sociales tienen confinadas a muchas personas a lo largo y ancho del planeta desde tiempos inmemoriales, en una vida estrecha, pequeña, agobiante y sin la luz de la esperanza.

Por otro lado están los confinamientos más sutiles y personales que cada uno tiene que desentrañar.  Un trabajo alienante, una relación asfixiante, una creencia limitante o bien un complejo físico, y por desgracias muchos más. Ahora que podemos reflexionar y mirar un poco hacia atrás e incluso hacia dentro de nosotros mismos, descubramos que límites nos confinan a la inmovilización y la resignación. Quizás después de este período de confinamiento podamos volver a nuestra vida y ser capaces de romper esos confinamientos invisibles que nos alejan de nuestros sueños y de nuestra alegría. Las cadenas invisibles a veces pueden ser las más difíciles de romper, como los muros y las paredes invisibles que hemos construido a base de renuncias y claudicaciones, las cuales nos alejan de vivir plenamente.  Ha llegado la hora de reconocerlos y romperlos! Es la hora de empezar a cavar el túnel hacia nuestra Libertad.

Entrevista con el enemigo invisible

No hay comentarios

Dejar respuesta