Un fantasma recorre Latinoamérica; el fantasma de la revolución subvertida

Coincidamos o no con la apreciación, estemos o no de acuerdo con ella, le tengamos aversión, pavor, respeto o devoción al ver, por la hendija de nuestras cerraduras, movilizaciones que la confirmen o un vacío que la ponga en duda, la revolución está en marcha.