Sobre la reforma laboral que tiene que ser derogada

si la patronal, los partidos de la derecha y la vicepresidenta de economía, están satisfechos y se oponen a la reforma laboral del Partido Popular de 2012, es que no es buena, nada buena, para la clase trabajadora