Recordar que la memoria es una herramienta democrática

La memoria es una herramienta democrática. Permite corregir a los apóstoles de la postverdad. A esa historia de diseño que se difunde desde los púlpitos y bancadas parlamentarias. Permitir que se salgan con la suya es una complicidad inaceptable que no puede ejercerse impunemente.