¿Qué somos?

Soy una entusiasta buscadora  de los orígenes de la humanidad en la historia de civilizaciones antiguas, remontándome a épocas lo más lejanas en el tiempo, llegando hasta donde mi humilde conocimiento en su busca puede alcanzar.

Es de esta manera, y con la visualización de vídeos sobre arqueología de lugares como Tiahuanaco en Bolivia, Angkor en Camboya, Teotihuacán en Méjico, Machu Picchu en Perú y por supuesto Guiza y todo el Egipto milenario, y sin olvidar la primera civilización reconocida Sumeria, dónde investigando con esta herramienta llamada internet y revisando y leyendo textos, encuentro información aportada por personas que han dedicado parte de su vida a sumergirse en el pasado  y sacar conclusiones sobre los orígenes de la humanidad.

Es por ello que los medios que se especula tenían en esas épocas remotas, no cuadran y solo se encuentran más incógnitas de cómo pudieron erigirse construcciones de enorme tamaño, en lugares a veces donde ni siquiera se encontraba el material utilizado, encontrándose este a muchos kilómetros de distancia.

Objetos o estatuas de diorita, piedra de una dureza que es imposible pudieran manipular con herramientas de cobre o bronce. Monolitos colosales de varias toneladas en Egipto, donde apenas hay bosques de árboles para talar y hacerlos servir para su arrastre. Gigantescas cabezas con el cuerpo enorme también enterradas en la tierra en  Isla de Pascua.

Teniendo en cuenta que el número de habitantes en esas épocas era muy menor en millones de personas al actual, tampoco se puede decir que ese fuera el modo utilizado para su construcción.

La versión oficial de los libros de historia como de arqueólogos prestigiosos, deja muchos cabos sueltos de como se pudo llegar a un nivel tan alto de tecnología para poder dejar los vestigios en las construcciones que están esparcidas por todo el planeta.

Y digo tecnología, porque es imposible que con herramientas primitivas y grandes cantidades de personas como trabajadores, pudieran conseguirlo, por lo que encuentro un gran vacío de explicaciones coherentes y muy poco interés por desvelar descubrimientos que nos aporten lucidez a tanto misterio.

La verdad es que con todo lo que llego a ver, leer  y escuchar , llego a conclusiones de que venimos de una involución, ya que hace miles de años disponían de un alto conocimiento sobre astronomía, matemáticas e incluso de ciclos naturales del planeta, que ahora sorprenden, como glaciaciones, y es porque no tenemos muchos referentes antiguos de información.

Pero también veo que con la tecnología que actualmente se dispone, no interesa remover demasiado las viejas piedras y por supuesto el pasado, así de esta manera nos mantienen en una absoluta ignorancia de lo que fuimos como especie en este ecosistema y lo que llegamos a crear en tiempos remotos perdidos en los siglos anteriores.

Una se da cuenta de que nuestra existencia es totalmente manipulada con pequeñas gotas de información en este océano que todos compartimos y así de esta manera, con un atontamiento total en el que solo nos entretienen con la actualidad que les conviene a los dominantes de este planeta, nos mantienen donde quieren que estemos.

Nos mienten o engañan ocultando información de todo tipo desde nuestros orígenes manipulada por religiones, organismos oficiales y medios de comunicación, hasta nuestra actualidad más reciente.

Y el día a día se convierte en más manipulación, desde los que nos gobiernan, que utilizando la palabra con toda su fuerza convierten mentiras en dudas razonables y para algunos en verdades.

Somos un tipo de ganado que, estoy convencida, que para poderosos grupos dominantes es otro bien preciado como cualquier otro recurso natural del planeta. Si lo son recursos energéticos, quien no piensa que la raza humana no lo es, y que es codiciada como otro bien para los poderosos y a través de su manipulación y sumisión, sea con la palabra o con la fuerza de bloqueos o de las armas, lo consiguen.

Extraña raza y especie la humana, que no se conforma con lo necesario para vivir su día a día como las demás especies y no sólo la dominación de las otras especies animales, sino también de la suya propia.

Por eso veo que nos mienten en todo lo que nosotros como raza hemos escrito en nuestra propia historia y si somos dominados y avasallados por unos cuantos nos convertimos en, quizás su bien, o recurso más deseado.

Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios

Dejar respuesta