¿A qué partido político votar en las próximas elecciones?

Fue el recordado Julio Anguita, quien popularizó la frase ‘programa, programa, programa’, en unas pasadas elecciones. Ahora, mientras unos hacen propuestas concretas ante las elecciones del 28 de Mayo en 12 comunidades autónomas y 8.131 municipios españoles, otros hacen crítica a las decisiones del Gobierno de la nación, propuestas que huelen a elecciones generales, que todo parece lleguen a finales de este año, lo que nos hace temer que tendremos campaña electoral larga y para rato.

Estamos sufriendo una campaña electoral cargada de insultos, desprecios, que cuestionan la palabra y los principios. Están aquellos partidos que les importa poco el bien público y aquellos que se emplean a fondo por hacer aquello que beneficie al conjunto de la sociedad.

Los españoles vamos el próximo 28 de mayo a elegir alcaldes y, además, en doce autonomías se juega el Gobierno regional. La primera gran prueba de fuego de este ciclo electoral que acabará con las generales de finales de año. Todo lo que se dice y se hace está pensando para captar un voto para la urna. El PP parece que ha aparcado las propuestas y fía su éxito el 28M a la derogación del sanchismo. En el ámbito nacional no está consiguiendo marcar la campaña con ninguna de las propuestas que ha lanzado y en mitad del debate no hay ninguna iniciativa concreta ni está en su programa marco.

Por parte del PP solo hay ruido y más ruido, denuncian desde el PSOE. Recuerdan diez momentos cruciales para el progreso de España esta legislatura y la actitud del principal partido de la oposición: no a los impuestos a las grandes energéticos; no a la subida de las becas; un no a la ley de memoria democrática; un no a la reforma laboral; un no a la ley de cambio climático; un no a la bonificación del transporte público; un no a la ley de FP y no a la ley de vivienda. En definitiva, no, no y no esa es la alternativa del PP ante este 28 de Mayo.

El debate en el Senado entre Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo, así como la sesión de control en el Congreso con Cuca Gamarra, sirven de guía para ver la estrategia de los populares en la campaña. El principal objetivo que tienen es hacer de Pedro Sánchez una causa general, su principal argumento es que hay que desbancar al presidente de La Moncloa. El PP establece con las críticas que sean también la estrategia principal entre sus candidatos, con Isabel Díaz Ayuso como principal exponente: Mi rival es Pedro Sánchez, dice. El PP intenta con todos estos ataques, reproches y dudas sobre Sánchez, construir su discurso tras no haber hecho calar ni una promesa electoral concreta.

Podemos se presenta a las elecciones municipales y autonómicas, bajo el lema Valentía para transformar. Consideran que no es fácil diseñar un programa marco para las elecciones del 28 de mayo que pueda ser completa y específicamente aplicable a todos los territorios e instituciones de nuestro país, porque España es un país muy diverso en los ámbitos institucional, territorial y socioeconómico. Las instituciones de gobierno son multinivel: gobiernos autonómicos y locales, diputaciones provinciales y comarcas en determinados territorios, cabildos y consells en las islas, diputaciones forales en Euskadi o las muy particulares formas de gobierno de las dos ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. España cuenta con zonas de alta densidad de población concentrada en grandes ciudades, al mismo tiempo que enormes extensiones de nuestro territorio sufren el fenómeno de la despoblación.

Sin embargo, consideran, que Podemos cuenta desde hace años con un proyecto sólido y exhaustivo, basado en un conjunto de principios coherentes y en un horizonte de transformación compartido. Frente a la indefinición ideológica de otras propuestas políticas, la suya plantea las cosas claras y una brújula siempre bien orientada. Y esto les permite, a pesar de esa gran diversidad, poder delinear determinados ámbitos de actuación más o menos concretos, más o menos abiertos, que se pueden implementar de diferentes formas pero con una orientación común en la mayoría de los lugares en los que habitan nuestros vecinos y vecinas.

Izquierda Unida levanta orgullosa la bandera de la transformación de la sociedad y el socialismo como la única forma de aprender del pasado y no caer en las trampas y chantajes que las élites dominantes nos han impuesto en crisis anteriores. Son conscientes de que acabar con la hegemonía neoliberal pasa por la formulación de propuestas alternativas viables y justas. Se trata de construir un nuevo sentido común que ponga por delante lo de todos frente a lo de unos pocos, la cooperación frente a la competencia, la solidaridad frente al egoísmo, el estado frente al mercado y a los de abajo frente a los de arriba.

En su Programa Marco Autonómico y Municipal, consideran que el camino es unir los intereses de todas las clases subalternas frente a la dinámica perversa de un capitalismo que no solo es injusto, sino que amenaza, literalmente, la vida en nuestro planeta. Por eso imprescindible construir una transición ecológica justa que incorpore la descentralización del modelo de distribución y comercialización de productos alimentarios, que hay que apostar por la recuperación de materiales teniendo en cuenta que la durabilidad de los productos, su reutilización y reparación es mucho más eficiente en términos energéticos que su reciclado; la protección de los espacios naturales y conservación de la biodiversidad es esencial.

La transformación que propugna exige un Estado con un poder público fuerte, democrático y participativo, que se proponga intervenir para garantizar los derechos; para proteger particularmente los derechos de la mayoría social trabajadora; para establecer servicios públicos de calidad y universales, que garanticen el derecho a la educación, el derecho a la salud, el derecho al trabajo, el derecho a la vivienda, el derecho al ocio; para redistribuir la riqueza y las oportunidades. No se conforman únicamente con promover el bienestar social «Aspiramos a la justicia social y la igualdad». Quieren determinar los servicios públicos para colmar derechos y libertades, así como avanzar hacia la igualdad efectiva y real entre hombres y mujeres.

Izquierda Unida aspira a construir un país con futuro, con un modelo productivo sostenible, diversificado y avanzado tecnológicamente que cree empleos de calidad y que redistribuya la riqueza que generemos. Un país en el que a nadie le falten los recursos y servicios públicos con los que desarrollar una vida digna: trabajo, vivienda, energía, sanidad, educación… un país con derechos, con igualdad real, y cuya actividad no ponga en riesgo la sostenibilidad medioambiental. En definitiva, decidir qué producir, cómo hacerlo y cómo distribuirlo. Pretenden avanzar hacia un nuevo país en el que los derechos y la dignidad de las personas estén por encima de los intereses económicos de una minoría.

Según el Programa Marco Municipal del PSOE, El socialismo en España está íntimamente ligado a la política municipal desde que, en 1891, un obrero fuera elegido para un cargo público municipal bajo las siglas del PSOE. Desde entonces, y en democracia, ni siquiera el acoso terrorista ha impedido que el PSOE acuda a cada cita con la ciudadanía. Son conscientes del enorme poder de impulso de progreso que reside en la política local y de la importancia que ha tenido para asentar la democracia, el avance social y el desarrollo económico en España. Desde los ayuntamientos, alineados con el Gobierno de España, consideran que han sido capaces de ofrecer respuestas a las necesidades reales y urgentes de la ciudadanía. Los socialistas concurren a las próximas elecciones municipales convencidos de la trascendencia y la oportunidad que supone poder desarrollar sus propuestas programáticas para garantizar el bienestar, la calidad de vida y las oportunidades de toda la ciudadanía.

El PSOE apuesta por municipios que desarrollen la revolución de las siete S: municipios Sostenibles, Saludables, Sociales, Sabias-Smart Cities, Sin Brecha de Género, Solidarios y Seguros. El programa marco municipal es el reflejo de su forma de ser y de gobernar. Desde el diálogo y buscando el acuerdo con otros, a fin de construir conjuntamente un futuro que fomente el bien común y la cohesión social y que afronte la lucha contra el cambio climático, aprovechando las oportunidades para el desarrollo y el empleo que brindan la revolución de la economía circular y la transición energética.

Con los retos políticos marcados sobre tres pilares, el Partido Socialista se presenta convencido, según el Programa Marco Autonómico, de estar construyendo un nuevo proyecto de país y dispuesto a recuperar, transformar y diseñar las políticas de empleo; políticas para la transición ecológica; políticas sociales, en especial servicios sociales, sanidad y educación; políticas de igualdad entre mujeres y hombres; políticas agroalimentarias, ganaderas y pesqueras; políticas de ciencia, innovación y universidades; políticas de inmigración y cooperación al desarrollo; políticas de diversidad; políticas de juventud o políticas que refuercen la cohesión territorial.

Para todas estas políticas públicas autonómicas, las y los socialistas asumimos un deber ético de transparencia y buen gobierno, así como el compromiso y la responsabilidad de dotarnos de un modelo de financiación autonómica adecuado y suficiente. En este contexto, las prioridades han de estar claras: Inversiones para impulsar el crecimiento y el empleo de calidad, tanto por cuenta ajena como autónomo; cooperación leal, interoperabilidad y cogobernanza con el Estado y los Ayuntamientos; Modernización y digitalización de la administración para garantizar el acceso a servicios públicos de calidad en todo el territorio; apoyo a las familias y políticas sociales; Educación y formación para dar oportunidad a toda la ciudadanía; y acceso a la vivienda.

El programa electoral es un contrato entre los partidos políticos y la ciudadanía, un compromiso de realizar aquello que se necesita para mejorar la calidad de vida. Programa, programa y más programa para mejorar la fiscalidad, incentivar la economía social, ayudar a las familias, incrementar las oportunidades laborales, mejorar la educación formación o cuidar el patrimonio.

Víctor Arrogante

En Twitter @caval100

 

No hay comentarios

Dejar respuesta