Posverdad a discreción para convertirnos en perfectos gilipollas

Estar a la última moda intelectual es capturar la esencia de ese neologismo oxfordiense (de Oxford, no del Jurásico) que tanta presencia tiene en la actualidad: posverdad o post-truth, dicho en el idioma-franco de la globalización imperial.