El poder no puede sortear la muerte

La muerte y el poder, han constituido un connubio, indiscernible, desde los inicios de la humanidad. Nos guste o no aceptarlo, es más que necio no hacerlo, la instintividad es lo que nos salva del mundo de la técnica