Pobreza y violencia

El azar (otros lo vinculan con designios celestiales) juega su propia partida, y riquezas, o riquezas menos, nadie esta exento de sus alambicados caminos