Pobreza de solemnidad

Del España va bien, al «Todavía no podemos gastar todo lo que nos gustaría» que dijo M. Rajoy a los pensionistas. Lo cierto es que la situación se encamina hacia la pobreza de solemnidad. «Se retrocede con seguridad pero se avanza a tientas», decía Benedetti; y aquí estamos tan atascados, que no es que no se avance, sino que retrocedemos en el tiempo, hacia la pobreza, que parece irremediable.