Penoso pero cierto… «Disculpad, pero no sois de fiar»

La inequidad en la aplicación de las penas, en especial cuando se trata del patrimonio público, es decir del dinero de todos, en relación a los delitos del patrimonio privado, probablemente alimente la desconfianza del conjunto ciudadano.