Obsesión

Solamente un hombre atormentado. Eso era lo que se podría ver a través de las ventanas del séptimo piso del edificio, de la cara oeste, que daban al despacho de un hombre entrado en la madurez, en declive  después del colapso de la virulenta juventud.