Navidad sin Forma

Cuando era una niña, mis padres me contaban que aquellas cosas que se desean durante mucho tiempo, durante todo el año, se podían conseguir en Navidad, y generalmente se cumplía; las Navidades, entonces eran una época mágica, de alegría, villancicos, amor, solidaridad y convivencia entre familia y vecinos.

Este año es especial, aunque no lo parezca estamos en guerra, la UE, igual que EEUU, Ucrania, Rusia…la diferencia es que los mas afortunados, la vivimos de lejos y solo dos países, especialmente Ucrania, sufre las consecuencias directas, muerte, destrucción, hambre, frío…pero los demás países, entre otros España, sufrimos consecuencias indirectas, especialmente la gente con pocos recursos económicos, hambre, frío, gente sin hogar, gente que abandona su tierra en busca de un trabajo, incluso gente que ha perdido la esperanza.

Ayer escuché en la TV, que la guerra se había parado por el frío, hay menos bombardeos, menos tanques, menos misiles, pero el frío y el hambre, también matan.

Ahora sí, es el momento de mandar generadores, mantas, ropa de abrigo y sobre todo alimentos para los Ucranianos.

La Navidad se celebra en todos los países, que de manera directa o indirecta estamos en guerra.

Es la época adecuada para que los países implicados deben dialogar la Paz.

Los ciudadanos debemos pedir a nuestros gobernantes que vuelva el diálogo entre la OTAN y Rusia.

Debemos organizarnos y manifestarnos antes del día de Nochebuena, para que estas sean las Navidades del diálogo, las Navidades de la Paz.

Si esta guerra no acaba, qué invierno les espera a los Ucranianos, y a los Rusos y a los Europeos?

Frío y falta de alimentos, sobre todo a los más vulnerables.

En España la mitad de las familias con niños pequeños no pueden poner la calefacción, muchos pensionistas, especialmente viudas no pueden comer o calentarse, si quieren pagar los medicamentos.

En muchos hogares, a pesar del bono social, no les llega el dinero para poner ni comprar una estufa, ni para calentar el agua de la ducha, pasan el día envueltos en mantas.

Algunos pensionistas pasan el día en los Centros Sociales, donde tienen calor y compañía.

Todo esto en España dónde el Presidente del Gobierno, junto al Presidente de Portugal han conseguido que los precios de la electricidad sean mucho más baratos que en el resto de Europa, y aún así, la energía no llega a todos los hogares.

Este mes se ha encendido el alumbrado Navideño, en todas las ciudades de todos los países, alumbrado que nos indica que empiezan las compras, las comidas, los regalos, la alegría de juntarnos y disfrutar en familia.

La Navidad es la época de la renovación, del perdón, de la alegría…pero no lo es para todos, hay personas que viven solas y se acuerdan de sus familiares, hay familias que cenan tapados con mantas, hay familias que cenan igual que cualquier día del año, hay personas que celebran la Nochebuena en la cama, incluso algunas personas dormirán esa noche entre cartones en la calle.

Pero los más afortunados celebraremos la Nochebuena disfrutando, comiendo manjares con la familia y no nos acordaremos de los demás.

Estas Navidades, deberían ser diferentes, deberían ser las Navidades de la generosidad, debemos compartir alimentos navideños con los necesitados, todos conocemos familias con dificultades económicas

Los Ayuntamientos deberían hacerse cargo del recibo de la luz del mes de diciembre y enero, como mínimo, de las familias que no llegan al SMI.

El Año Nuevo, 2023, debería ser el Año de la Paz a través del diálogo.

Pienso, como me decían mis padres, que la Navidad es la época mágica del Año, pero no podemos dejar todo en manos de la magia, hay que ayudar para que se cumplan los deseos y para ello debemos ser más generosos con los que tienen menos que nosotros y debemos pedir a nuestros Ayuntamientos que también lo sean pagando la luz de diciembre y enero a los ciudadanos que no puedan y por último tenemos que pedir a nuestros gobernantes que en estas fechas dialoguen la PAZ en el Planeta y llenen los aviones y los barcos de comida y abrigo para los países en conflicto.

Que la Navidad llegue a todos los hogares del mundo, que está sea la Navidad de la generosidad y la paz.

Ana García Díaz

No hay comentarios

Dejar respuesta