Los “enemigos públicos” de lo público

Montoro y el PP tienen un miedo atroz a que ayuntamientos como el de Cádiz, Barcelona o Madrid traten de gestionar por ellos mismos los servicios básicos, porque temen que se visualice que otra forma de gestionar lo público es posible, más rentable y además con lo que la ciudanía saldría ganando.