Lo peor que le puede pasar a un imbécil

Lo peor que le puede pasar a un imbécil es saber que lo es.
Hablo por experiencia. Yo era un imbécil feliz hasta que empecé a sospechar que mi felicidad venía de mi incapacidad para darme cuenta de las cosas más simples.