Las paradojas del discurso del jefe de estado
Fuente imagen: https://www.publico.es/

Según los periodistas del periódico digital Público, en su investigación “las CLOACAS DE INTERIOR”, Villarejo acusa a Marlaska de controlar su causa, al CNI de tolerar filtraciones y dice que no hará daño a la Corona. Todo según el audio grabado por su mujer, en el se muestra «atónito» al ver que el PP «se deja montar una segunda Gürtel con el tema ‘Kitchen'». Asegura que «echaron» al instructor de su causa porque quería dejarle en libertad y dice que «hasta Pedro Sánchez» le ha «condenado». ¿Están haciendo lo imposible para evitar que la Justicia haga su trabajo?

En medio de tanta realidad dolorosa. Contundente. Agraviante. En ese escenario, el jefe del Estado nos habla de un conjunto de propósitos que no explican ni la impunidad, ni la venta de armas a Arabia Saudí. Debo suponer que los beneficios obtenidos por esas empresas, y sus correspondientes comisionistas, tributarán en España. Así, sólo así, se podrían atender las preocupaciones del jefe del Estado. Los hechos parecen no importar, sólo un relato onírico prevalece, porque la corrupción preside las portadas de los periódicos. Los informes que siguen llegando desde las autoridades internacionales indican un caudal insospechado de cuentas “ocultas” de ciudadanos españoles. La estructura de los partidos comprometidos en dichos sucesos sigue sin comprender lo que se les viene encima: La población está canalizando su malestar en esta ocasión de maneras más efectivas. Anticorrupción investiga las comisiones del AVE a la Meca pero el rey Juan Carlos se libra por su inviolabilidad. Esta es la calidad constitucional del Estado. Los audios de Corinna Zu Sayn-Wittgenstein, amiga íntima del rey que fue grabada por el excomisario Villarejo, señalan que el rey emérito recibió parte de una comisión de 80 millones de euros por su papel en la intermediación para la construcción del AVE a La Meca en 2011. En caso de apreciar indicios de delito, la querella de Fiscalía se dirigiría contra los empresarios.

De mis viajes a los acontecimientos de la Historia, creo que es menester detenernos en el conspirador Jorge Cadoudal. Era ferviente monárquico y contrarrevolucionario francés que, en su operación para restaurar a Luis XVIII y desplazar a Napoleón, entonces Primer Cónsul, en 1804, nos dejó un pensamiento oportuno. Esta acción fue paradójicamente respaldada por el general Moreau, jefe del Partido Republicano. Tal cómo la dirección del actual PSOE, supuestamente republicano, lleva a cabo con los monárquicos. Descubierto y desarticulado el complot, que aún así resultó confuso en la elección del sucesor a la corona borbónica, sirvió para que Napoleón acelerara su coronación como emperador. Este, llevó a cabo pequeñas acciones calificadas como “ligeras infracciones” a la Constitución, para lograr su objetivo. ¿Encuentran similitudes? Para los censores, todo está relatado magistralmente en el Tomo XV de la Historia del Mundo En La Edad Moderna (ed. 1913), pág. 68. Según cuentan, se le escuchó decir a Jorge Cadoudal en prisión: “…pretendíamos dar a Francia un rey y le hemos dado un emperador”.

En este punto se me ocurre reflexionar acerca de esa frase. ¿Los que fuerzan a la Historia y a la Democracia coronando a un Rey, aún sin proponérselo, habrán abierto las puertas a nuevas sorpresas? Los ciudadanos observan cómo se está diseñando un escenario a sus espaldas. Sin entrar en cambios de sistema de gobierno, que nada tiene que ver con ideologías, la mujer y el hombre de a pié sienten que se les ha vuelto a hurtar su posibilidad de decidir en democracia. Ya no se quedan quietos. Aprecian el hambre y la pobreza en su derredor. Desde los gobiernos se evita consultar a los españoles acerca de la permanencia o no de la monarquía.

Es obvio que el actual parlamento no cumple con el plan de gobierno que presentó el partido en el gobierno para el voto democrático. Porque la moción de censura ejerció la voluntad de la mayoría de ciudadanos de España. Por el contrario, con el control de la mesa del congreso de una oposición minoritaria, esta cámara sigue siendo utilizada como un pretexto de contubernios, acuerdos en la sombra y perversiones a la democracia. El caso de la abdicación y coronación exprés fue una expresión de tales prácticas. Me resulta doloroso que un jefe de Estado se atreva a hablar, en su alocución navideña, de los problemas de la juventud cuando le asigna a su primogénita preadolescente una dotación anual que permitiría, por ejemplo, financiar a los investigadores en materia de cáncer, que no pueden vivir ni proseguir con su trabajo. Dicen que por falta de presupuesto. Medio centenar de científicos que se acogieron a la convocatoria de 2016 Beatriu de Pinós para regresar a investigar a Cataluña durante dos años verán finalizado el año próximo su contrato y la Generalitat ya les ha anunciado que no se los podrá extender porque los presupuestos están prorrogados. El clima entre los investigadores es de «resignación», mientras que la Secretaría de Universidades ha confirmado que no habrá renovación porque no estaba previsto en la convocatoria. Fuentes de la Secretaría de Universidades han aclarado que el correo electrónico enviado por la Agencia de Gestión de Ayudas Universitarias y de Investigación (AGAUR) a los científicos que concluirán el próximo año su contrato responde a una petición de información de algunos de los investigadores contratados con estas ayudas Beatriu de Pinós. Las convocatorias de 2016 y 2017 de estas ayudas incluían el supuesto de poder ampliar a un tercer año el contrato en caso de disponibilidad de los presupuestos de la Generalitat, pero, según Universidades, dada la prórroga presupuestaria no ha existido esta posibilidad de extender los contratos.

Se llevarán, como tantos otros, su talento al exterior,como Pedro Melgar, que tiene un lugar en el Massachussets Institut of Technology (MIT) de Boston, pero que prefirió venir a investigar en Cataluña por motivos familiares y trabaja en el centro de investigación del Hospital Clínic. O Pol Forn, que trabaja en computación cuántica en el Barcelona Supercomputing Center (BSC) tras estar en HolandaCalifornia y Canadá. También el neurocientífico de la Universidad de Barcelona Albert Giralt, que regresó a la capital catalana tras trabajar en París. Eso es romper España. 

Llega el momento de recordar el exorbitante sueldo que cobra a los 12 años la princesa Leonor y que recién podrá utilizar cuando sea mayor de edad, es decir a los 18 años, asciende a 146.376 euros anuales. 

Recordar que la verdadera causa de la Revolución Francesa fueron las hambrunas de la Guerra de las Harinas. Cambia. Todo cambia…

No hay comentarios

Dejar respuesta