La parábola de los ciegos

El presumible estado de cosas en que ha vuelto a quedar el escenario político e institucional catalán, deja a las claras que, pasado el fervor de la noche electoral, la situación persiste en una trabazón que obligará a las partes a evitar otra vía de radicalización.