La palabra acabada

La indecibilidad de la muerte o de lo que ocurre luego de sí, nos obliga a pensarla siempre.