La otra pobreza; la democrática

En tiempos de las intensificaciones sanas, de reclamos de igualdad, desde el muladar que siempre ha sido la aldea occidental que nos toque habitar, podemos jactarnos de tener, una mitad de pobladores pobres y la otra exactamente igual en número que no lo es en el más amplio sentido en que comprendamos el significante extenso en que abrevamos y convivimos con tal pobrismo.