La jugada maquiavélica de Pablo Iglesias

Pablo Iglesias debería aparcar su estrategia maximalista para incorporar a su bagaje político la llamada inteligencia maquiavélica