La invisibilización de Unidas Podemos y el ascensor de Casado

Parece ser que la consigna, tanto en los grupos privados, como era previsible, como en Radio Televisión Española, es minimizar o hacer invisible la actuación política de Unidas Podemos. Inclusive las instrucciones recomiendan centrarse en las interpretaciones negativas de todos los acontecimientos que se relacionen con, como se atrevió a calificarlos Susana Griso, “podemitas”. Otras ilustres figuras del mundo mediático, vaya a saber uno por qué extrañas alquimias ha terminado en esas funciones, directamente los califican de “comunistas”. Extraña y preconstitucional forma de dividir España en Rojos y Nacionales. Las típicas denostaciones franquistas relativas al contubernio mientras llenaban cunetas.

La Presidenta del Ente Público, Rosa María Mateo, debió reconocer en el parlamento que la atención que se le prestó a esta formación fue significativamente inferior al del resto de formaciones. Tal como ocurre en las cadenas privadas, que son instrumento de los grupos financieros y empresariales que controlan los presupuestos de España. Estos medios preconizaron la Gran Alianza PP-Cs-PSOE. Estos medios han perdido porcentajes de negocio en estos meses del gobierno de Pedro Sánchez con el apoyo de Unidas Podemos.

Lo cierto es que Unidas Podemos, sin haberse movilizado aún, tiene el 15% de la intención de voto, casi empatado con Ciudadanos y el PP. Parece llamativo que, con toda la acción psicológica negativa que le están echando, esté en esos niveles. Todos los días coordinadamente se emiten conclusiones acerca de la desaparición de la formación dirigida por Pablo Iglesias. Incluso, desde sus entrañas, el grupo de derrotados liderados por Errejón, sin la voluntad de los militantes, ha creado otra formación a medida de los objetivos de los socialistas de la Tercera Vía y de los grupos económicos que los respaldan. El respaldo mediático de Ana Rosa, Susana Griso y el equipo de Antonio Ferreras así lo atestiguan. Esto no ha recibido un apoyo significativo de las bases. Será entonces que, sin querer, todos le están haciendo la campaña a Unidas Podemos. Un “Efecto Streisand”.

El rechazo a los presupuestos o la disfunción de la politica
Fuente imagen: https://www.publico.es Público | Marta Monforte Jaén

Es un término común en el mundo de las Redes Sociales para referirse a casos en donde al intentar ocultar o censurar cierta información como imágenes, twees, fotos o videos, o la imagen completa de una organización, entre otros, que se haya publicado o este circulando se termina teniendo mayor exposición de la que habría tenido si no se hubiese tocado el tema. Este fenómeno lleva el nombre de la actriz Barbra Streisand como consecuencia de una demanda por US$ 50.000 que Streisand realizó contra el fotógrafo Kenneth Adams y el sitio Pictopia.com en 2003 por violar la privacidad. Este último se encontraba tomando fotos sobre la erosión costera en California, sacando una fotografía área de la casa de la actriz. La foto se encontraba en el sitio del fotógrafo y había sido descargada sólo 6 veces. Luego del revuelo mediático que generó la demanda la fotografía terminó transformándose en una imagen viral.

La formación de Pablo Casado, reconocido dirigente por su desapego al cumplimiento de las normas, tanto estudiantiles como políticas, puede resumirse en el episodio del ascensor de Lleida.

A saber, Pablo Casado se quedó encerrado el último jueves de febrero, junto a otras 15 personas durante 10 minutos en un ascensor en Lleida. El motivo: Tras haber acudido a la ciudad a protagonizar un acto oficial de su partido, el popular ha querido ir a visitar la Seu Vella. Para llegar ahí, se puede coger un ascensor cuya capacidad está restringida a 10 personas, una advertencia de la que se ha hecho caso omiso. Las normas, tanto para los ascensores, para aprobar estudios universitarios en universidades estadounidenses o aprobar un master en la Universidad Rey Juan Carlos, se han concebido para ser cumplidas. Este señor no parece respetar las normas.

La invisibilización no evitará que los ciudadanos puedan informarse y votar. El monopolio de la opinión, como las mayorías absolutas, se han terminado en España.

No hay comentarios

Dejar respuesta