La falocracia y el nuevo orden mundial

Con este escrito pongo punto y final a la serie de cuatro artículos consecutivos que he venido publicando en el último mes. Por tanto, para una mejor comprensión de los textos, recomiendo al lector recién llegado que antes de proceder a la lectura de éste se lea los tres artículos anteriores en el siguiente orden: 1) «El fin de la maternidad natural» 2) «El imperio de la pederastia» y 3) «¿Qué hay detrás del transhumanismo?«

La Falocracia y el Nuevo Orden Mundial están íntimamente relacionados puesto que desde la antigüedad el Falo Patriarcal ha sido usado metafóricamente como símbolo oculto de poder y dominio sobre la población humana, pero sobre todo ha sido usado literalmente como instrumento carnal para lograr el control de las mentes y la sumisión de los cuerpos. Todo ello ha venido ocurriendo dentro de los grupos minoritarios del más elevado poder mundial, desde las antiguas civilizaciones hasta nuestros días, siendo el incesto, la violación, la sodomización y la felación (principalmente con niños), junto a los sacrificios rituales (sobre todo de niños), las principales prácticas que entre ellos practican (también con sus propios hijos) y que hasta ahora han sabido preservar y extender para mantenerse en el poder y para cumplir con su agenda perversa de conducir a la Humanidad hacia lo que ellos llaman el nuevo orden mundial (N.O.M.).

Si echamos la mirada muy atrás en la historia y la ampliamos hasta nuestros días, reconoceremos un patrón común en la conformación del poder-religión de cada época y de cada sociedad con capacidad de perpetuarse: el patriarcado. O, dicho de otro modo, nuestra civilización actual procede del abuso de la energía masculina sobre la femenina. Esto no quiere decir, únicamente, del hombre sobre la mujer, sino principalmente de las capacidades y funciones inherentes de lo masculino sobre lo femenino. De la razón sobre la intuición. Del lenguaje sobre la afectividad. Del análisis y la lógica sobre la creatividad. En definitiva, de la competitividad y la rivalidad sobre el cooperativismo y la empatía. Y desde el punto de vista del transhumanismo, habría que destacar la hegemonía de lo artificial sobre lo natural. Ambos aspectos, masculino y femenino, si se manifestaran en perfecto equilibrio, tanto en las mujeres como en los hombres, darían como resultado una sociedad equilibrada y armonizada. Sociedad utópica que aún no ha llegado, pero que a buen seguro llegará, como veremos al final de este artículo en el anunciado Desenlace Final.

Como sabemos, hay muchísimas mujeres que para medrar económica y socialmente han elegido o se han visto obligadas a dejar en un segundo plano su lado femenino, mientras hacen valer y acentúan su parte masculina (a través del hemisferio izquierdo del cerebro). Esto, al fin y al cabo, no es ni bueno ni malo en sí mismo puesto que cada mujer y cada hombre es libre de experimentar con sus propias energías según sus necesidades y deseos, dentro del marco de su propia evolución personal. La cuestión fundamental a nivel de Humanidad está, más bien, en el gran olvido o desuso de la energía femenina presente en el hombre (hemisferio derecho). Y esto ocurre en la mayoría de los hombres por el tremendo abuso de la energía masculina. Si a esto le unimos los grandes descubrimientos científicos a través de la neurociencia, la psiquiatría y la psicología aplicados al comportamiento humano en base a la programación mental mediante trauma, mediante las innumerables técnicas de “control mental duro” (creación de esclavos mentales mediante el abuso sexual y la tortura) y de “control blando” (mediante las religiones, los mass media, la economía capitalista, la política egocentrista, …) tendremos como resultado una civilización patriarcal decadente de humanos mentalmente inestables, ignorantes y sumisos, como excelente caldo de cultivo para terminar imponiendo el ansiado gobierno único planetario o N.O.M.

Regresando al trabajo del investigador y escritor español Pedro Bustamante, principalmente a través de su completo ensayo ponerológico titulado “En el nombre del Falo y del Ano y de la Matriz transhumana: El sacrificio de la maternidad y el nacimiento del infrahumano”, en el que me he basado en buena parte para estructurar y vertebrar la serie de cuatro artículos que terminan con éste, puedo suscribir la mayoría de sus argumentos aunque no todas sus conclusiones. Algunos de los argumentos más significativos, que Pedro menciona en el mencionado ensayo acerca de la falocracia histórica y planetaria, podrían ser los siguientes:

La falocracia y el nuevo orden mundial

“Provocar los nacimientos antes de tiempo y, de la misma manera, destetar antes de tiempo, sexualizar antes de tiempo (hipersexualización de los niños), sacrificar antes de la muerte natural, etc. Todo el sistema se alimenta siempre de estas transgresiones, no solo transgresiones de la moral dominante sino, sobre todo, transgresiones de la naturaleza.

Lo que estamos “celebrando” y padeciendo hoy es un enorme ritual sacrificial de la maternidad humana. Este ritual lo estamos, al mismo tiempo, presenciando sádicamente y padeciendo masoquisticamente, como verdugos y como víctimas. He aquí, de nuevo, la escisión. Si hoy se respira en el ambiente tanto sufrimiento, tanto malestar, tanta agonía, es porque estamos, literalmente, agonizando, porque estamos observando a la maternidad, a la principal víctima sacrificial de nuestro tiempo, agonizar ante nosotros. Porque este sacrificio de la maternidad implica también el de la humanidad. Y a pesar de que la mayoría no es consciente de ello, sí que lo padece inconscientemente.

Desde la transición del matriarcado al patriarcado -que en todo caso no dejan de ser polos de un mismo régimen-, el de hoy es el trance más traumático que está atravesando la humanidad. Este gigantesco ritual hierogámico-sacrificial consiste en la violación y sacrificio de la maternidad, y en el parto del transhumano.

Lo que decimos se corresponde hasta cierto punto con las tres eras de la humanidad formuladas por el satanista Aleister Crowley en el “Libro de la ley”: la era de Isis o matriarcal, la era de Osiris o patriarcal y la era de Horus o transhumana. He aquí otra vez la trinidad que constituye el título de esta obra: la era de la Vagina-Matriz (matriarcado), la era del Falo (falocracia) y la era del Ano (transhumanismo).”

En definitiva, según la tesis ponerológica de Pedro Bustamente y según otras fuentes de información consultadas, he podido llegar a las pre-conclusiones siguientes: La falocracia no es más que la forma de gobierno mundial oculta más poderosa que han usado unos pocos para imponer su voluntad desde hace milenios. Se trata del uso histórico del símbolo del poder fálico (como por ejemplo a través de los obeliscos y de las representaciones fálicas a través del mundo del arte), así como del abuso del principal instrumento patriarcal, el falo, como el más efectivo método de control mental mediante trauma, para así perpetuarse en el poder una élite oculta minoritaria. De esta forma cruel y sádica, y desde hace siglos, o más bien milenios, han logrado mantenerse los mismos linajes de sangre en la cúspide hegemónica mundial, mediante el sometimiento de la gran mayoría de la población por efecto del yugo fálico.

Sin ir más lejos y a la vista de todo el mundo, se yerguen por doquier multitud de obeliscos de grandes dimensiones que simbolizan el poder del falo (a diferencia de lo que nos han hecho creer dándoles otros significados), muchos de ellos ubicados en las más importantes ciudades del mundo y centros de poder planetario, como son, por ejemplo, el de Washington DC , el de la Plaza de la Concordia en París o el conocido obelisco de la plaza del Vaticano. Éste último como símbolo fálico o cetro del catolicismo mundial y también como principal centro religioso planetario donde al parecer se han realizado y se siguen realizando multitud de violaciones, sodomizaciones y felaciones con niñas y niños por altos cargos de la curia pontificia, además de los rituales satánicos de sexo y sangre que, al parecer, allí se siguen realizando. Desde la época del antiguo Egipto hasta nuestros días se han erigido miles de obeliscos por todo el mundo, de los cuales gran número de ellos aún siguen en pie hoy día. Incluso, algunos de los más antiguos han sido trasladados desde Egipto a otros países como, por ejemplo, tres de los obeliscos de la época del Faraón Tumotsis III que están ubicados actualmente en Nueva York, Londres y Estambul, respectivamente. Además, existen otros muchos originarios del imperio Romano, de la civilización Asiria o del reino Axumita (Etiopía y Eritrea), que también se trasladaron a otros lugares de América y Europa. Aparte de éstos, los más altos del mundo son mucho más recientes y están situados en Texas (173,7 metros), Washington DC (169,3 m.) y Buenos Aires (67,5 m.).

La falocracia y el nuevo orden mundial
Obelisco de Texas (EEUU) coronado por una estrella de 5 puntas.

El uso más perverso del instrumento carnal fálico, lo hemos visto con cierta profundidad en el artículo “el imperio de la pederastia”, pero también es severamente usado para violar a mujeres, esposas e hijas; para sodomizar a hombres e hijos; y para amamantar a bebés con el semen paterno. Esto último suena repugnante, pero, por desgracia, así ocurre en la mayoría de las familias incestuosas Illuminati, aunque también se practica en la programación mental de los futuros esclavos sexuales, como luego veremos.

El falo violador, sodomizador y amamantador siempre ha sido el mejor método para crear grandes muros de amnesia en la mente del futuro robot humano, sirviendo de base para desarrollar distintas identidades independientes con forma aparente de personalidad múltiple. Y, generalmente, los hombres que usan su miembro viril de este modo ya lo sufrieron ellos mismos en sus propias carnes desde muy niños. Por tanto, la falocracia que gobierna el mundo es eminentemente masculina y patriarcal, lo que no quita que existan mujeres de altísimo estatus social con una gran capacidad masculina de ejercer el poder que, aunque no dispongan de falo carnal, sí que pueden ordenar su uso y abuso sobre víctimas inocentes.

De lo que se trata es hacer del masoquista un futuro sádico y de la víctima un verdugo. Y todo esto, dentro del marco del ascenso del robot humano dentro de la jerarquía psicopatocrática. Es un régimen, no solo elitista, pues se ha extendido por toda la sociedad, que se basa en el abuso infantil del hijo por parte del padre, que a su vez hará del hijo un abusador para que releve al padre en su puesto.

Los linajes de sangre Illuminati son, en última instancia, los que ostentan en la Tierra el poder-religión-real, tal y como indica Pedro Bustamante: “Lo que está aquí en juego es el dominio de unos linajes sobre otros y de unas ramas de estos linajes sobre otras. Los más poderosos son sistemáticamente los linajes más crueles, más despiadados, más inhumanos, más sádicos, más inmorales, con una tendencia al dominio más marcada. Y, al mismo tiempo, más disociados, más psicópatas”. El primogénito en estos linajes no es el primer nacido, como pudiera entenderse etimológicamente. En realidad, es el más sádico, el más psicópata, el que se ha ganado a pulso el privilegio de heredar un puesto de responsabilidad en el régimen psicopatocrático (en muchos casos, asesinando a su propio hermano o “gemelo”). Asimismo, los Illuminati prefieren tener muchos hijos bastardos, fuera del matrimonio, que lleven la sangre de su linaje para sus propios fines malévolos.

La continuidad sanguínea es importante en los linajes de la élite oculta, pero hasta cierto punto es secundaria si no se lograra el objetivo de crear múltiples con identidades obedientes y leales. Lo principal es la continuidad de la mecánica falocrática y psicopatocrática. Si la continuidad de la sangre y el ADN es importante, es porque conservan la memoria traumática. Y si la madre es importante en ésta mecánica perversa, es porque ella posee la matriz para producir hijos y, a la vez, porque su traumatización implica la traumatización del hijo, incluso desde el vientre materno.

Según he podido descubrir a través de distintas fuentes consultadas, las familias de la élite oculta celebran bodas, bautizos y comuniones de manera doble: una celebración “blanca” y otra “negra”. Normalmente en las familias Illuminati, el mismo reverendo o sacerdote satanista oficia primero, hipócritamente, una boda, bautizo o comunión en días muy señalados de manera abierta y vestimentas blancas, donde se invitan a personas externas a la familia. Pero llegada la noche, el mismo reverendo o sacerdote oficiará un culto satánico más íntimo con los correspondientes rituales de sexo y sangre para los contrayentes, para los recién nacidos o para los niños-adolescentes.

En Linajes de los Illuminati” (bloodlines of the illuminati), un libro con más de 600 páginas cuyo autor, Fritz Springmeier, dice que en el mundo existen unas 500 familias muy poderosas de las que solo trece componen el núcleo duro de la “gran familia Illuminati”, quienes a través del concejo de los 13 se reparten el mundo. Las trece dinastías por orden alfabético son: las familias Astor, Bundy, Collins, DuPont, Freeman, Kennedy (antes Cavendish), Li (la única familia oriental), Onassis, Reynolds, Rockefeller, Rothschild (antes Bauer), Russel y Van Duyn. La mayoría de ellas con cientos de integrantes repartidos por todo el mundo con identidades falsas. Al parecer, dentro de cada una de ellas también funciona su propio concejo familiar de los 13, destacando sobre las demás la familia Rothschil, donde posiblemente se encuentre el líder o líderes humano/s más poderoso/s del planeta.

La falocracia y el nuevo orden mundial

Regresando a Pedro Bustamente en relación a su tesis del sacrificio de la maternidad natural, nos dice que el sistema ocultocrático y falocrático Illuminati se basa en impedir los procesos naturales del parto y la lactancia materna, mediante abortos, partos programados o el destete nada más nacer. Estas prácticas anti-naturales ya se han extendido por las sociedades de todo el mundo. Pero lo más perverso que ocurre en las familias más poderosas, según cuenta Bustamante, es la práctica del incesto, incluso con los bebés de pecho, con quienes además de las violaciones o sodomizaciones con objetos, sustituyen el pezón y la leche de la madre por el falo y semen del padre, aplicándoles de este modo, desde la más tierna infancia, los métodos ancestrales más eficaces de programación mental “dura”. Sin embargo, el resto de la sociedad profana también sufrimos las consecuencias de la programación mental “blanda” al recurrir muchas mujeres fácilmente al aborto, al parto programado o a la sustitución de su preciada leche materna por las llamadas leches de fórmula que se administran con el “falo-biberón”.

Hay dos libros muy reveladores en relación a esto último, donde dos famosas ex esclavas sexuales de la élite Illuminati, Cathy O`Brien y Brice Taylor, cuentan en sus respectivos libros “Trance-formación de América” y “Gracias por los recuerdos: La verdad me ha liberado” como sus padres las sometían a prolongados periodos de abstinencia alimentaria para luego darles de beber el semen paterno.

En “Gracias por los recuerdos” Brice Taylor dice: “Cuando mi madre me dejaba con mi padre para que me cuidara, no me daba de comer hasta que casi me moría de hambre. Entonces, él cogía el biberón y me lo ponía delante, pero en lugar de dármelo, me metía el pene en la boca para que se lo chupara. Sentía que me moría asfixiada, ya que mi vía aérea estaba bloqueada y me atragantaba para poder respirar… También comenzó abusando sexualmente de mí en mis primeros meses de vida, mediante la inserción de objetos en la vagina que, poco a poco, se fue ensanchando de manera que cuando ya tenía dos años ya era capaz de aceptar el pene de un hombre adulto… Estaba siendo preparada para la prostitución y la pornografía infantil.”

Una decena de años después, cuando Brice tenía unos 11 años y se estrenaba como «modelo presidencial» al servicio del presidente John F. Kennedy, cuenta como hacía con él el llamado tour al monumento Lincoln, durante el cual la limusina presidencial giraba alrededor del “obelisco-falo” en Washington DC al mismo tiempo que su boca de prostituta sagrada mantenía erguido el falo del “faraón-presidente”. Lo interesante es que esto lo hacía en una limusina de cristales tintados, mientras el público saludaba al presidente sin saber lo que estaba sucediendo dentro del vehículo presidencial. La niña y luego mujer presidencial, Brice Taylor, también era usada como un robot computadora por altos cargos mundiales entre los años 60 y 80 para pasarse información secreta y de máxima seguridad entre ellos a través de los numerosos alters que manejaban de ella cuando estaba en estado de trance. La sinopsis que aparece al principio de su libro dice así: “Los recuerdos de una esclava del control mental de Bob Hope y Henry Kissinger. Utilizada como un juguete sexual presidencial y como un ordenador personal”.

PROGRAMACIÓN MENTAL MEDIANTE TRAUMA

Y ahora, antes de llegar al prometido Desenlace Final, veamos un poco más sobre la programación mental mediante trauma y sobre los rituales sacrificiales satánicos, como las bases fundamentales sobre las que se pretende cimentar el renombrado N.O.M.  Sobre lo primero, existe un libro que es coincidente en muchos aspectos de la programación mental “dura” con el de otros autores ex miembros de la “Familia” Illuminati. Se trata de “La fórmula Illuminati utilizada para crear un esclavo de control mental indetectable. Sus autores son Fritz Springmeier de Estados Unidos, un periodista de investigación, escritor e historiador que, según aparece en internet, ha dedicado muchos años a estudiar y comprender cómo funciona la organización Illuminati, su relación con la masonería, sus programas internos de control mental desde la infancia, las relaciones y vínculos consanguíneos, etc. Y, por otro lado, la co-autora Cisco Wheeler, cuya familia procede de una ramificación de la dinastía Collins, una de las 13 familias más poderosas del planeta. Los Wheeler, dentro de los Illuminati, son una importante familia de programadores mentales. Una de mis razones de preferencia por el citado libro es porque la información dada es de primera mano y coincide en muchos aspectos con la información dada por otra ex programadora Illuminati, Svali Waldrop, en su libro “Rompiendo la cadena”.

Al principio del libro de Fritz y Cisco aparece lo siguiente: “Los procedimientos de programación que son descritos en este libro están basados en la investigación y la consulta de desprogramadores, ex-programados, terapeutas, consejeros, todo con la pertinente literatura y la seriedad que se exige en el tema, siendo todos los hechos discutidos aquí reales.” Y en la dedicatoria aparece: “Este libro está dedicado a los más de dos millones de americanos que han sido programados bajo el programa de control mental basado en el trauma del tipo Monarca. Y la finalidad de este libro es destruir el trauma basado en el control mental antes de que destruya a la raza humana. Es tiempo de que este horroroso secreto termine. La sangre, el sudor y las lágrimas están asociados con este libro. La sangre de las víctimas inocentes de este control mental surge al unísono, en un grito apagado, junto con el sudor acre de los que han tratado de ayudar a levantar el velo misterioso de la humanidad que han impuesto estos sádicos programadores, y el mar de lágrimas derramado mientras este libro estaba siendo escrito.”

La falocracia y el nuevo orden mundial

Copio a continuación algunos fragmentos muy interesantes de “La fórmula Illuminati…”:

 “Uno de los secretos de las Religiones del Misterio, especialmente la Egipcia de Isis, era la habilidad que entonces poseían en el uso de las drogas y la tortura para crear personalidades múltiples. Tanto Isis como Osiris y Horus siguen formando parte del satanismo moderno.

Los traumas fundamentales de la primera infancia serán filmados, grabados, observados, codificados y usados como anclaje. Suelen ser los primeros grandes traumas que servirán de base para los múltiples traumas posteriores. Por ejemplo, la violación más brutal de un niño o niña por parte de su padre será usada como ancla para construir la programación BETA (esclavos sexuales). El incesto se utiliza para dividir el núcleo, pues provoca en el niño una psicosis tan extrema que la mente fácilmente se disocia ante la presencia de la figura paterna. Cuando Mayer Amschel Rothschild estaba en su lecho de muerte, demandó ver a todos sus hijos y les advirtió que protegieran la Casa Rothschild a través del incesto.

El electroshock, el ahogamiento, el aislamiento o presenciar un crimen ritual pueden causar mucho dolor y generar la pretendida disociación mental, pero nada se puede comparar a la experiencia vivida a través del incesto. El lazo más difícil de romper dentro de los esclavos Illuminati es el del padre abusador y violador. Por eso, las sodomizaciones y violaciones dolorosas en niños y niñas cometidos por sus propios padres son traumas fundamentales que servirán de anclaje sobre los que poder construir y desarrollar la programación mental de la víctima.

Durante una sesión de tortura las primeras divisiones son las más fuertes. Cuando después de las torturas se obtienen 20 fragmentos de la mente, solo se usarán unos pocos, de esta manera tratan de impedir que algún día todos esos fragmentos puedan unirse de nuevo. Si después de las torturas realizadas en el útero y tras los traumas del nacimiento del bebé prematuro no se vuelve a traumatizar al niño, entonces los fragmentos iniciales del núcleo volverán a unirse sobre los dos años y medio de edad. Por eso la necesidad de reiterar los traumas a partir de los 18 meses de vida para así reforzar la programación.

Cuando se construye un sistema de alters, los programadores toman ventaja de su conocimiento de cómo la multiplicidad trabaja. Dos alters pueden tener muchas relaciones posibles como:

Amnesia por parte de los dos lados: Cuando los alters no saben de la existencia de los otros. Esto es lo que los programadores quieren para la mayoría de ellos.

Amnesia de un solo lado: Donde el alter A conoce al alter B, pero el B no conoce al A.

Co-presencia: Dos alters pueden surgir a la vez por encima de los otros y sostener juntos el cuerpo (como en la película “Múltiple” donde la doctora Fletcher dice que hay individuos donde pueden emerger dos identidades distintas a la vez pudiendo cada una escribir distintos textos con caligrafía diferente y de manera simultánea con cada mano).

Co-consciencia: Cuando algún alter frontal en control del cuerpo está al tanto de lo que otro u otros alter/s está/n pensando (sin necesidad de la co-presencia).

Y todo esto se consigue mediante la creación de cicatrices en el tronco cerebral como ocurre con la programación Monarca, donde en muchos casos se crean “genios” con memoria fotográfica “trabajando” para agencias militares y de inteligencia, como son los llamados “compu-kids” (chicos computadoras). O bien se consigue actuando sobre el cuerpo calloso del cerebro que une los dos hemisferios, para que puedan existir alters alojados en un solo hemisferio y de esta forma conseguir la co-presencia. Para esto último se somete a las víctimas encerradas en un lugar con los ojos forzados a permanecer abiertos y expuestos, cada ojo de manera independiente, a largas proyecciones simultáneas de alta velocidad con escenas de horror para un ojo y escenas agradables para el otro. A nivel auditivo se puede hacer lo mismo. Esto hace a los dos hemisferios trabajar separadamente y, para evitar volverse loca, la víctima tratará de disociarse de ambas experiencias simultáneas y dividirá su mente a través de hemisferios distintos. Luego, a los alters frontales “buenos” que han sido creados mediante estas técnicas (alojados en el hemisferio izquierdo) se les procurará una feliz existencia y se los educará conforme a buenos valores de vida familiar, pero a los alters satánicos (alojados en el hemisferio derecho) se los seguirá usando para soportar y cometer los peores crímenes y atrocidades.”

Por otro lado, Fritz y Cisco también explican lo importante que son los medicamentos y las drogas en la programación mental mediante trauma, asegurando que las grandes compañías farmacéuticas están todas involucradas profundamente en las técnicas de programación del proyecto Monarca:

“La ciencia de la farmacología, las drogas de laboratorio y las hierbas alucinógenas sirven a los programadores para la mejor programación de la mente y control del cuerpo de las víctimas. Entender como una droga afectará a los alters es una ciencia en sí. El hidrato de cloro puede poner a algunos alters a dormir mientras otros se mantienen despiertos. El alcohol, por ejemplo, si se le suministra a un alter infantil lo embriagará rápidamente y, sin embargo, mayores dosis de alcohol suministradas a los alters adultos de la misma persona, apenas le afectarán.

Drogas alucinógenas, como el LSD, pueden producir experiencias extracorporales de la víctima si son administradas correctamente. Cuando se usan por el programador pueden llevar a creer a la víctima cualquier cosa, como que han perdido por ejemplo un brazo. Debido a que algunos alters tienen muy pocos recuerdos y poca memoria, tienen un marco de referencia muy limitado y por tal motivo lo que se les dice se lo creen fácilmente, siendo muy real para ellos.”

La falocracia y el nuevo orden mundial

SACRIFICIOS RITUALES

Para el tema de los sacrificios humanos, de importancia capital para la élite oculta y para todas sus filiales, me he servido principalmente de las declaraciones del investigador británico David Icke en su libro “El mayor secreto”:Los sacrificios animales y humanos de la antigüedad se realizaban para apaciguar la ira de los dioses y, de este modo, proteger la vida de la mayoría. En la llamada cuna de la civilización y, según evidencias históricas, se practicaban sacrificios humanos rituales en el norte de África, Oriente próximo, Roma, Egipto, Grecia, China y, sobre todo, en Sudamérica. Al parecer, los sacrificios masivos eran muy habituales entre los pueblos aztecas, mayas e incas, también de niños. De igual forma, los sacrificios se realizaban en determinados momentos de conjunciones astrológicas en función de la posición de los astros, existiendo fechas satánicas muy señaladas donde actualmente siguen celebrándose las ceremonias rituales más importantes para el sacrificio, principalmente, de gran número de niños.”

Otro tema muy conocido en la historia antigua es el sacrificio del niño primogénito, más a menudo el del primer varón según se menciona en algunos pasajes del Antiguo Testamento, siendo el ejemplo más conocido el que aparece en Génesis cuando Abraham está dispuesto a sacrificar a su hijo primogénito Isaac pero que, en última instancia, Yahvé-Jehová le insta a que no lo haga por haber demostrado su fe y obediencia. Del mismo modo, este “dios” cruel en el Libro de los Números dice “Todo primogénito de Israel es mío, tanto hombre como bestia” y en Éxodo aparece “El primero de todos sus hijos ustedes me lo darán”. Esto mismo ha ocurrido en otras culturas antiguas como en algunas tribus australianas donde las madres mataban y se comían al hijo primogénito para asegurarse que podrían tener más. Y exactamente el mismo ritual continúa hoy día entre las familias de linaje de sangre más puras dentro de la hermandad Illuminati, cuya práctica extienden a las familias externas más poderosas bajo la influencia de la hermandad para así demostrar su lealtad hacia ellos y a su causa.

Desde luego una de las mejores formas rituales de satisfacer los deseos de las fuerzas del Mal es mediante las continuas guerras que producen un número inimaginable de víctimas con derramamiento de grandes cantidades de sangre con lo que, según David Icke, “el planeta es envuelto por una energía emocional negativa de la que se alimentan los dioses dimensionales inferiores”, afirmando también que “de acuerdo con lo que dicen ex satanistas que he conocido, algunos altos políticos mundiales son adictos a la sangre humana tomada de una víctima en el momento de su sacrificio debido a la adrenalina que contiene, siendo esto una práctica muy habitual entre satanistas”. No es de extrañar, por tales motivos, que el satanismo hoy día se haya expandido tanto en número de practicantes y que se gestione de forma parecida a como lo hace una corporación multinacional. Según aparece en “El mayor secreto”, Ted Gunderson, ex-miembro del FBI, dijo en una conferencia sobre control mental en los EEUU que después de una larga investigación se calculó que había 3,75 milllones de satanistas practicantes y entre 50.000 y 60.000 sacrificios humanos al año, solo en EEUU. Y lo más curioso es que los satanistas que cometen estas atrocidades pasan totalmente desapercibidos delante de nuestros ojos pues sus filas están llenas no solo de políticos y altos cargos institucionales y empresariales, sino también de médicos, científicos, abogados, economistas, clérigos y otras personas aparentemente responsables. El gran satanista Aleister Crowley llegó a decir: “Quiero blasfemia, homicidios, violación, revolución y cualquier cosa mala”.

Según distintas fuentes consultadas, Aleister Crowley, mago negro satanista, masón del grado 33 en el Rito Escocés, líder de la Golden Dawn (Alba Dorada), fundador de la Ordo Templis Orientalis (Templo de la Orden Oriental), jefe de la Stella Matutina y agente de la MI-6, en su libro “Magia en teoría y práctica” explica las razones para la muerte ritual y por qué los niños pequeños son las mejores víctimas. Según sus registros (anotados con el pseudónimo de Frater Perdurabo), entre 1912 y 1928 su grupo sacrificó una media de unos 150 niños por año, es decir unos 2.400 niños en 16 años. También afirmaba que “cualquier ser viviente es un almacén de energía que varía en cantidad de acuerdo con el tamaño y la salud del animal y en calidad de acuerdo con su calidad mental y moral. En su muerte la energía es liberada repentinamente. Por tal motivo, para el trabajo espiritual más alto se debe escoger a una víctima que contenga la fuerza mayor y más pura. Un niño varón de perfecta inocencia y alta inteligencia es la víctima más satisfactoria y apropiada”. Crowley, durante la segunda guerra mundial, tenía conexiones tanto con Winston Churchill como con los Nazis ejerciendo sobre ambos bandos su perversa influencia.

La falocracia y el nuevo orden mundial
Aleister Crowley

De Crowley destaca un libro, titulado El libro de la ley”, en cuyo prefacio aparece que “es una de las obras fundamentales del Ocultismo de todos los tiempos”. Al parecer, este libro no fue escrito por él, sino que lo recibió canalizado en 1904 mediante escritura automática mientras estaba en estado de trance. Este libro, junto a la “Biblia Satánica” publicada en 1968 por Anton Szandor Lavey (fundador de la Iglesia de Satán), parecen ser los principales referentes del satanismo contemporáneo. El primero lo he leído completo y el segundo, con muchas similitudes, lo leí solo parcialmente. En ambos predominan mensajes tremendamente egoístas y radicalmente egocentristas. Por ejemplo, en “El libro de la ley” aparece: “La Ley está hecha de tu voluntad. La Ley es amor, el amor bajo la voluntad. No hay más Ley, haz tu voluntad”.  Y en la “Biblia Satánica”, en sus primeras páginas, podemos leer: “Satán representa la sabiduría perfecta, en lugar del autoengaño hipócrita; Satán representa amabilidad hacia quienes la merecen, en lugar del amor malgastado; Satán representa la venganza, en lugar de ofrecer la otra mejilla; Satán ha sido el mejor amigo que la iglesia siempre ha tenido, ya que la ha mantenido en el negocio durante todo este tiempo”.

Y como última nota a destacar de “El libro de la ley” están las distintas eras o etapas de la Humanidad en las que, al parecer, se basa la ocultocracia para culminar el ansiado plan de control y dominación total del planeta Tierra y la instauración del Nuevo Orden Mundial: “La historia conocida de la humanidad ha estado regida por tres dioses: Isis, la Madre, regidora del mundo hasta el año 500 a.c., durante el régimen matriarcal; Osiris, el Padre, que rigió el mundo a partir del 500 a.c., mediante el sistema patriarcal; y Horus, el Hijo, que participa de los dos sistemas anteriores, rige el período de 2.500 años que dio comienzo en el 1904”.

En la mitología egipcia, Osiris fue asesinado por su hermano Seth para arrebatarle el trono. Éste, más tarde, fue muerto por su sobrino Horus, quien perdió un ojo en la batalla. De ahí lo del Ojo de Horus o el Ojo que todo lo ve. El presidente Francmasón de grado 33, perteneciente a la Nobleza Negra, Franklin Delano Roosevelt, ordenó imprimir en 1933 el símbolo del Ojo de Horus sobre la cúspide de una pirámide en el billete de un dólar. Desde entonces, hasta ahora, en dicho billete siguen apareciendo además del Ojo que todo lo ve, las palabras latinas de “Novus Ordo Seclorum” (N.O.M.) y también, en números romanos, el año 1776 situado en la base de la pirámide. Dicho año del siglo XVIII se puede relacionar con la Declaración de la Independencia de los EEUU pero, también, con la fundación de la hermandad Illuminati (o Iluminados de Baviera) por el jesuita alemán Adam Weishaupt, el 1 de mayo de 1776.

Para ir cerrando esta parte del artículo mencionaré a los “dioses” que adoran las sectas más poderosas del mundo y a los que siguen ofreciendo víctimas inocentes en sacrificio. Estos son siempre los mismos: Baal, Nimrod, Moloc, Baphomet, Belcebú, Satanás, Lucifer, etc…, siendo estos nombres distintos en cada época y en cada cultura, aunque, según David Icke y otros autores, detrás de estas poderosas sectas siempre están las mismas entidades demoníacas que, al parecer, son las que verdaderamente controlan nuestro mundo desde tiempos muy remotos. Personalmente, estoy seguro que existen y siempre han existido en este planeta entidades oscuras o demonios interdimensionales, aunque intuyo que no tienen por qué continuar entre nosotros o con nosotros conforme los vayamos conociendo mejor y dejemos de suministrarle “alimento”. El que no creas en ellos no significa que no existan y que no ejerzan influencia en tu vida. Al revés, al no querer conocerlos o ignorarlos les estás dando más poder sobre ti. Por tanto, ábrete a esta posibilidad sin temor, acéptala como causa probable de todo Mal, y verás como muchos de tus miedos desaparecen, pues el Amor todo lo puede y nada ni nadie podrá jamás perjudicar la maravillosa esencia que tú eres. Como dice mi buen amigo escritor y conferenciante Emilio Carrillo en su libro “Consciencia”, coincido plenamente con él cuando dice que “el primer círculo de poder de nuestro planeta no es humano”, lo que significa que las marionetas-robots usadas por los no-humanos del primer círculo, serían los humanos Illuminatis a los que vengo llamando la élite oculta, quienes pertenecen al segundo círculo del poder planetario, situando al resto de hermandades o sociedades secretas más poderosas en el tercer círculo o más allá de éste.

La falocracia y el nuevo orden mundial
Baphomet

Si en lugar de los círculos concéntricos de poder nos fijamos en las clásicas pirámides de Egipto o de Centroamérica o Sudamérica, veremos que a la gran mayoría de ellas les falta la cúspide. De alguna manera ese vacío en la parte más alta de la pirámide ya es muy representativo de por sí, pues delata la invisibilidad de la parte más alta, donde supuestamente estaría situado, de manera simbólica, el Ojo que todo lo ve (el ojo satánico) y que, sin embargo, los seres humanos no vemos pues se encuentra en otro plano de existencia o dimensión paralela. Valga como ejemplo la siguiente teoría de un arquitecto y egiptólogo español: “Curiosamente, una teoría propuesta por el investigador español Miguel Pérez-Sánchez indica que la Gran Pirámide de Giza no quedó inacabada y que una esfera masiva estaba situada en su superficie. Pérez Sánchez propone que la esfera que los antiguos egipcios colocaban en la parte superior de la pirámide simbolizaba el Ojo de Horus”.

Ahora quiero mencionar el testimonio de una adolescente de 15 años que podéis ver y escuchar en el siguiente vídeo de youtube: “Testimonio de Teresa sobre al Abuso Ritual Satánico”. Se trata de un excelente reportaje periodístico de gran valor, debido a que muestra muy claramente la gran perversión y sadismo de una abuela que se hace cargo de “cuidar” de su nieta Teresa a partir de los dos años de edad. El calvario psicológico y el martirio físico sufrido por esta joven víctima que, según manifiesta, se está recuperando junto a su madre biológica, es tan brutal que no hay palabras para describirlos. Sin embargo, no hay imágenes explícitas que puedan desagradar al espectador, sino solo palabras y lágrimas de dolor de la víctima junto a una neutral narración periodística de los hechos. Recomiendo su visionado, porque más que mis palabras, las de Teresa, junto a su triste y melancólica expresión, os hará llegar mucho mejor su duro testimonio. Para quien no desee verlo, aquí simplemente diré que a partir de los 10 años quedó embarazada en muchas ocasiones, parió fetos vivos al menos 7 veces y, según cuenta, tiene una hija viva que le fue arrebatada. En los partos de los fetos su abuela era quién la obligaba a comérselos después de ser sacrificados delante de ella.

Y ahora, llegó el momento de hablar con total libertad y sinceridad sobre el esperado Desenlace Final que tanto he venido anunciando desde el primer artículo de los cuatro que componen esta serie. Pero antes he de decir que no soy el único que ha llegado a las mismas conclusiones que quiero compartir sobre cómo será posible resolver de manera definitiva y planetaria el sempiterno problema de la confrontación entre el Bien y el Mal. Valga como breves ejemplos los siguientes:

El trigésimo quinto presidente de los EEUU, John Fitzgerald Kennedy, que fue asesinado después de menos de tres años en el cargo, posiblemente muy recuperado y sanado de la programación mental mediante trauma que sufrió desde su infancia, llegó a decir lo siguiente: “La propia palabra secretismo resulta repugnante dentro de una sociedad libre y abierta; y nosotros como pueblo, nos oponemos inherente e históricamente a las sociedades secretas, los juramentos secretos y los procedimientos secretos.” Seguramente su propia familia Kennedy (una de las 13 más poderosas del planeta como ya hemos visto) lo sacrificó para silenciarlo definitivamente.

La falocracia y el nuevo orden mundial

Quiero hablar también de David Icke, quien afirma al final de su libro “El mayor secreto”, que ama a los dioses reptiles y a los Illuminati porque eso es lo que desesperadamente necesitan: “Su comportamiento solo puede provenir de una falta de amor hacia ellos mismos, porque solo amándote a ti mismo por lo que eres, puedes amar verdaderamente a los otros por lo que son. Así que yo te amo Reina de Inglaterra, Henry Kissinger, George Busch, Edward Heath, Pindar… Si estas personas fuesen capaces de amarse a sí mismas, esta pesadilla (y su pesadilla) terminaría.”

Según explica Icke, el satanismo no es solo una perversión sino, sobre todo, la razón principal para tratar de controlar la Tierra. También afirma que la adoración a los “dioses de la oscuridad”, junto a la obtención de la fuerza vital de las víctimas sacrificadas, provee una energía muy valiosa para que las entidades demoníacas traten de evitar lo inevitable: la elevación progresiva de la vibración del Amor en la Madre Tierra y, en consecuencia, la de todos los seres vivos que habitan en Ella. Por último, reproduzco algunas de sus frases más bellas que aparecen al final de “El mayor secreto”: “Cuando nosotros alcanzamos el estado de amor adecuado, el mundo también lo hará, porque nosotros somos el mundo y el mundo es nosotros. Eres extraordinario y todopoderoso cuando sientes con el corazón y usas la intuición que te conecta con el cosmos. Esto siempre te conducirá a hacer lo que es mejor para ti y tu eterno viaje de evolución a través de la experiencia”.

Por otra parte, Ronald Bernard ex-banquero holandés, quien valientemente viene ofreciendo su valioso testimonio sobre cómo operan los 8.500 Illuminatis que dirigen el mundo, en abril de 2018 explica muy emocionado en el Tribunal Internacional de la Justicia Natural (como se puede ver en este vídeo) cuál fue su terrible experiencia vital desde niño y cómo fue escalando posiciones dentro del mundo de los negocios hasta llegar a codearse con los magnates más importantes de las finanzas a nivel mundial. Explica el gran daño psicológico que le hicieron, pero que él devolvió con creces al mundo, hasta que finalmente le ofrecieron participar en un ritual satánico con sacrificio de niños, momento que no pudo soportar y dio marcha atrás. Su economía multimillonaria se hundió rápidamente y su vida peligró durante un tiempo. Estuvo retirado y huido durante más de 8 años hasta que se atrevió a hablar. Al final del vídeo, él dice que quiere ayudar a los miembros de la élite más poderosa a salir de donde están. Que los ama y que no les guarda rencor. Y que ellos necesitan nuestra comprensión y ayuda.

Por otro lado, Emilio Carrillo en la página 67 de su libro “Consciencia”, en relación al qué hacer ante el poder omnímodo de la élite oculta, nos dice lo siguiente: “La clave fundamental para desconectar del sistema imperante y abonar el terreno de lo nuevo es el amor. Empieza por amar a la élite y a todos y cada uno de sus integrantes”. Pero también, en la página siguiente, dice: “Date cuenta de que esto no supone, en absoluto, la justificación de sus actos, ni la inacción, ni que te sometas a sus deseos. De ningún modo: ya es hora de que tomes consciencia de sus engaños y desconectes del sistema y de la élite…”. Como bien dice Emilio, ahí está la clave, en conocer cuáles son sus engaños, en no seguirles el juego, pero sobre todo y a pesar de todo, en amarlos. Es la única manera de ayudarles a salir del tremendo “agujero negro” en el que están metidos y en el que también nos quieren meter.

La falocracia y el nuevo orden mundial

Igualmente, el abogado asturiano Mario Díez, describe de manera muy certera en su libro “Yo Soy Dios” como debemos actuar frente a la maldad imperante en el mundo en todas las áreas de nuestras vidas. Y lo hace, precisamente, con una rotunda y categórica frase muy sencilla y, a la vez, muy poderosa: “El Amor es siempre la respuesta”. Mario, lo que nos dice en su magnífico libro es que, en esencia, todos y cada uno de nosotros somos Amor, que el verdadero poder nace del Amor, que el Amor es Vida y, por tanto, a través del Amor y la Vida que somos tenemos un gran poder que la mayoría aún desconoce y que, por tal motivo, todos somos dioses creadores de nuestros mundos y universos aunque no lo sepamos.

EL DESENLACE FINAL

Tal y como mencioné en mi anterior artículo, todo pasa porque la gran mayoría nos demos cuenta de que el Bien y el Mal vive dentro de cada uno de nosotros sin excepción. Por tanto, la solución definitiva que dará lugar al ansiado Desenlace Final del que tanto os he hablado, pasa por reconciliar ambas posiciones aparentemente opuestas. Nuestra cultura, a través del legado de la historia humana en este planeta, se ha encargado de insuflar muy eficazmente esta paradoja dicotómica del Bien y del Mal en el inconsciente colectivo, que tanto nos afecta a todos, produciéndonos miedo, pánico o terror incluso cuando no estamos expuestos a un peligro real. Por tanto, en lugar de no querer mirar el lado oscuro que llevamos dentro, permitámosle que tenga su espacio, simplemente observándolo, aceptándolo, compartiendo su existencia con un amigo, familiar o terapeuta de confianza, para así conseguir que Bien y Mal puedan convivir, gracias a que la parte “buena” ofrece su mano a la parte “mala”. Por experiencia, puedo decir, que esto no se consigue de la noche a la mañana, sino que es un proceso personal lento y progresivo, pero tremendamente liberador.

Como me dijo una terapeuta en una ocasión: “Manuel, ya has luchado suficiente. No hace falta que sigas enfrentándote y sufriendo por tus miedos. Ya es hora de que los vayas afrontando. Míralos de frente, acéptalos y verás cómo irán desapareciendo”. Sabio consejo que tanto me ha ayudado y lo sigue haciendo. A partir de que me atreví a afrontar (en lugar de luchar o enfrentarme a…) mi gran miedo a hablar en público delante de un auditorio, cosa que conseguí con la presentación de mi primer libro en el año 2010, no he vuelto a padecer ninguna depresión nerviosa nunca más, a pesar de mi diagnóstico de “trastorno bipolar”. Gracias a atreverme a publicar La Huelga Tranquila pude empezar a compartir cuestiones de vital importancia para mí y para todos, como en este preciso momento también estoy haciendo. Por tanto, conócete a ti mismo, es la mejor recomendación que te puedo dar. Para ello es necesario que busques momentos de soledad para preguntarte acerca de tus propios miedos. En caso necesario, la ayuda terapéutica con un buen profesional podría ser de gran ayuda. De este modo cuando los encuentres, seguramente asociados a pequeños o grandes traumas que sufriste en el pasado, podrás aceptarlos y abrazarlos (en mi caso lo conseguí a través del perdón hacia mí mismo en primer lugar y, después, hacia quienes me hicieron daño) y, de este modo integrarlos con Amor en el lugar más poderoso que todos tenemos: nuestro corazón. Ahí está la fuente de nuestro inagotable poder. Perdonarnos y Perdonar de corazón, Agradecer de corazón y Amar de corazón son prácticas fundamentales para una vida plena y feliz. Al menos para mí lo es.

Una vez empiezas a conocerte de Verdad y practicas cotidianamente el Perdón, la Gratitud y el Amor Incondicional, estarás en disposición de poder conocer y comprender con mayor profundidad cual es la Fuente de todo Mal en este planeta y, a partir de ahí, aceptarla, perdonarla, agradecer su presencia por su efecto sobre la evolución de la Humanidad y de la Vida Planetaria y, por último, integrarla de corazón con Verdadero Amor. Esto que acabo de decir podrá no ser entendido intelectualmente por muchos de vosotros, pero os aseguro que así lo vivo y así lo transmito. Ahora bien, que yo perdone de corazón a quienes cometen las peores atrocidades contra la vida, que les agradezca sus peores conductas malvadas que tanto me han hecho sufrir y siguen haciendo sufrir a gran parte de la Humanidad y, por último, que sea capaz de amarlos incondicionalmente, no significa que tenga que permitirles que continúen perpetrando y perpetuando el Mal. El imperio del Mal ha sobrevivido hasta ahora, gracias a la ignorancia de la gran mayoría de los seres humanos acerca del origen y el desarrollo del Mal. Como ya sabemos dónde está su origen y cómo se está desarrollando, debemos empezar a tender grandes puentes de reconciliación y de sanación hacia los mayores perpetradores del Mal planetario, tomando las debidas precauciones, claro está, y poniéndoles límites que vayan progresivamente acotando sus capacidades malévolas. Esto último, aplicándolo con firmeza y eficacia, pero a la vez con misericordia.

No obstante, mientras no descubramos de manera colectiva y consensuada otras formas de limitar y reducir los efectos del Mal, debemos seguir actuando como hasta ahora mediante el uso de las leyes penales, tratando de descubrir a todos los niveles quienes son los que atentan contra la vida planetaria y contra la dignidad humana, deteniéndolos y procesándolos judicialmente, y dejándolos en privación de libertad mientras no estén totalmente arrepentidos y recuperados. Pero todo esto debemos hacerlo con ojos nuevos y sentimientos puros, esto es, perdonándolos de corazón porque no saben lo que hacen, agradeciéndoles que su sacrificio moral y espiritual haya servido para que muchos de nosotros evolucionemos más rápido y, por último, tratándolos con profesionalidad, con respeto y con Amor en lugares apropiados hasta su recuperación total. Esto nos debería hacer replantearnos si el sistema represivo carcelario que actualmente usamos es el más adecuado para estos nuevos fines. Seguramente algún día me dedique a investigar profundamente sobre ello y a buscar alternativas utópicas que deba compartir sobre la recuperación y reinserción de las más poderosas víctimas de víctimas. Nuestros hermanos más sufrientes, inconscientes y faltos de Amor Verdadero, empezando por las más altas personalidades de la élite oculta y terminando por los simples delincuentes comunes, merecen que también tengan su espacio en nuestro corazón y, por tanto, en el planeta que compartimos. Ya no es necesario que sigan sacrificándose espiritualmente. Si, aun así, ellos siguen rechazando nuestra generosidad y altruismo, entonces voluntariamente perderán una preciosa oportunidad. Ellos nos necesitan, y nosotros a ellos. Nuestra Madre Tierra necesita a todos y cada uno de sus hijos, es decir, a todos y cada uno de los seres humanos unidos fraternalmente en convivencia armónica con el resto de la Vida Planetaria. Sé que esto suena a quimera, ficción, ensueño o fantasía, pero nada más lejos de la realidad. Si en lo profundo de mi corazón, que no es nada diferente del vuestro, contemplo esta maravillosa posibilidad, es porque puede realizarse. Y algún día, unidos de corazón, lograremos alcanzar esta bella utopía. Y lo celebraremos en todas partes y por todo lo alto, pues tal hazaña gloriosa merecerá ser recordada a partir de entonces por todos, en todas partes y en todo tiempo ulterior de la Nueva Humanidad.

Es importante que destaque ahora, del libro de Fritz Springmeier y Cisco Wheeler antes mencionado, que la mente completa no puede dividirse de manera absoluta en partes. “Algunas áreas de la mente, tal y como la que sostiene los dones y los talentos, están disponibles para todos los alters” (esto, desde luego es muy esperanzador para los múltiples que deseen sanar). “El don y el talento no le pertenece a ningún alter en concreto, sino al sistema completo. Las habilidades naturales para la sanación, para la música o para cualquier cosa bella de una persona múltiple pudieran no ser usadas por sus alters sádicos y, sin embargo, si los suelen usar sus alters frontales de cara a dar una buena imagen ante los demás. Pero si un alter sádico en un momento dado toma el mando sobre los demás alters y de repente se atreve a usar esas habilidades creativas y bellas que le son innatas, podría ayudar al conjunto de alters, es decir, a la persona anfitriona, a derrumbar sus muros de amnesia para empezar a reintegrar las partes divididas en la unidad de la mente y la consciencia. Eso sí, en la mayoría de los casos, habría que hacerlo con mucho apoyo externo y bajo ayuda y vigilancia terapéutica, por el peligro que entrañaría realizarlo por sí solo.”

Y en relación a esto, para quienes afortunadamente no somos “múltiples” o víctimas de control mental “duro”, os digo lo siguiente: Si aún no lo has hecho, descubre tus dones y talentos y compártelos sin miedos, con alegría. Es la mejor forma que tenemos para aportar nuestro granito de arena que, entre todos, se convertirá en una poderosa montaña de imparable fuerza transformadora para un mundo mejor.

Llevo años percibiendo, y cada vez con mayor nitidez, cuál puede ser uno de los posibles caminos al alcance de todos para llegar al mejor Desenlace Final. Camino que empezó hace justo una década, coincidiendo con la grave crisis económica global y sistémica del año 2008, donde empecé a desarrollar un profundo ideal personal que llamé “la Huelga Tranquila” y, más tarde, “Glocalismo”. Este ideal o utopía lo desarrollé en dos libros que compartí con el mundo. Libros que me permiten sostener y practicar tal ideal desde que fueron publicados en los años 2010 y 2011, respectivamente. Confío de manera absoluta y permanente en la guía de tal ideal o utopía (que nunca debería convertirse en una ideología) en continuo proceso de desarrollo. Ideal utópico que me mueve en una única dirección en coherencia con lo que siento y pienso.

La falocracia y el nuevo orden mundial

A continuación, os copio unos párrafos sacados de La Huelga Tranquila del capítulo titulado “El nuevo orden mundial”:

Afortunadamente, una creciente minoría de la Humanidad está despertando, está siendo consciente de la “realidad” en la que vivimos, y está conociendo y recordando que la especie humana ha estado sometida por milenios a los intereses de un selecto grupo de poder.

Actualmente, el escenario mundial está cambiando, porque vamos conociendo la esencia del “adversario”; ellos mismos se están desenmascarando y nos están dejando ver claramente quienes son y por qué actúan así. En realidad, ellos nos están dando la oportunidad de despertar y evolucionar hacia un estado de consciencia superior. Ellos, sin querer, están acelerando nuestra evolución colectiva y asimismo propiciando que nos vayamos uniendo masivamente para la construcción de un mundo mejor para todos. El Nuevo Mundo resultante se desarrollará en base a grandes valores como son: la Justicia, la Paz, el Compartir, la Cooperación, la Fraternidad, la Libertad, el Perdón y por supuesto el Amor y la Compasión.

Por tanto, no debemos luchar, ni ir en contra de tal “adversario”, más bien debemos perdonarlos y desear que salgan de su oscuridad y sufrimiento lo antes posible; les abriremos nuestro corazón y, quienes estemos preparados, les tenderemos la mano ofreciéndoles nuestra ayuda y Amor Incondicional. Y a partir de ahí, nos enfocaremos en construir un Nuevo Hogar Planetario y no en luchar contra nada ni contra nadie.

Tenemos a nuestro favor que somos muchos más, que estamos despertando y que un gran número de personas de buena voluntad muy cualificadas y comprometidas con el bien común, están trabajando con diplomacia y camufladamente dentro de la política y muy cerca de las cúpulas de la mayoría de instituciones nacionales e internacionales que “los oscuros” dominan. Trabajan pacientemente y de forma coordinada, hasta que, llegado el momento, puedan dar el salto que les permita tomar los principales puestos de responsabilidad planetaria. Por lo tanto, debemos tener paciencia y actuar sólo desde nuestro Centro-Corazón en nuestros respectivos entornos sociales, sin miedo, y llegado el momento, uniéndonos y cooperando para establecer las firmes bases para la Nueva Humanidad, que a su vez impedirá y desmoronará el inviable plan que desea implantar la élite oculta, que cada vez es menos oculta. En definitiva, somos cada uno de nosotros los que debemos discernir y decidir qué hacer al respecto, con la tranquilidad de que nuestra Sabiduría Interior nos guiará por el buen camino. 

Por último, os dejo con una preciosa canción y con una hermosa reflexión que recientemente compartió conmigo mi hermano espiritual Antonio Villalobos. La canción “On Lâche Rien”, del grupo musical HK & Les Saltimbanks, nos muestra ejemplarmente y de una manera muy visual cómo podemos lograr la Nueva Sociedad que tanto anhelamos y que ya nos merecemos: uniéndonos de corazón, con alegría, cantando, bailando y celebrando lo Nuevo que ha de venir. Y a raíz de esta canción, nace la reflexión de nuestro hermano Villalobos quien nos regala un inmejorable ejemplo de cómo empezar a vivir con unos “ojos nuevos” con los que poder mirar el Mundo Nuevo que ya está aquí y ahora:

 

¡¡¡No solo NO NOS RENDIREMOS,

sino que hasta que consigamos un MUNDO NUEVO de AMOR, PAZ y LIBERTAD,

NO PARAREMOS!!!

¡¡¡Por ti…, por mí…, por nuestros hijos…, por el mundo…,

sencillamente porque NOS LO MERECEMOS!!!

¡¡¡A PARTIR DE AHORA MISMITO ME PONGO MANOS A LA OBRA,

no mañana ni después, porque entonces será demasiado tarde…,

la ola de destrucción nos barrerá a ti…, a mí…, a nuestros hijos…, al mundo…, a nuestro mundo…,

y NOS ARREPENTIREMOS!!!

No bastan tranquilizantes o terapias…

¡Se quiere otra VIDA…!

No más promesas, excusas, chapuzas, ni remiendos…

¡Se quiere otra VIDA…!

No sirven las drogas… los partidos… ni las ideologías…

¡Se quiere otra VIDA…!

No sé cómo… pero de seguro que lo lograremos…

y hasta que lo consigamos…,

¡¡¡TE GARANTIZO QUE NO PARAREMOS!!!

No sé cómo…, pero poquito a poco…,

por el caminito…, pasito a pasito…, haciéndolo…, intentándolo…,

cayéndonos… y levantándonos…,

¡¡¡TE GARANTIZO QUE LO APRENDEREMOS!!!

¡¡¡Y SÍ…, LO HAREMOS…, LO CONSEGUIREMOS…

Y JUNTOS LO CELEBRAREMOS!!!

Para la reflexión:

“No es sano estar adaptado a una sociedad profundamente enferma”

– Jiddu Krishnamurti

 

“En el mundo, el Amor prevalece mucho más que el odio. Si no fuera así, el mundo habría desaparecido hace mucho tiempo”

– Mahatma Ghandi

¿Qué hay detrás del transhumanismo?

1 Comentario

Dejar respuesta