La escasa relevancia de la traición política en España o el abstenerse de votar
Fuente imagen: https://www.publico.es EFE

Las consecuencias de la traición política suelen ser tan devastadoras que la sociedad que la soporta no se repone fácilmente. Más aún cuando desde el propio poder prefieren minimizar su relevancia. Inclusive los efectos se profundizan si aparecen cómplices que incumplen con su misión de preservar el accionar de los traidores. En este contexto vale separar el precio del valor que se derivan de las traiciones. Porque ya no se debe estimar sólo la cuantía de los beneficios impuros, o deshonestos, obtenidos por esas vías. Es menester considerar la deshonra que esos actos irradian.

El escandaloso espectáculo de la impunidad de la que parecen disfrutar los traidores, es ofrecido a los más jóvenes, casi como algo “normal”. Porque hablamos del honor como valor de las conductas. De ese honor del que carecen los mercaderes del dolor y la pena que se lucran con las monedas del despojo. La deshonra se pretende ocultar con ruido mediático y solemnidades vacías.

Hasta dónde hemos llegado como sociedad civil para soportar impertérritos el resultado de estimar la corrupción en España en 90.000 millones de euros cada año y seguir permitiendo que lo sigan perpetrando. Eso es casi el 8% del PIB, según un informe del Grupo de Los Verdes/Alianza Libre Europea que nos coloca el sexto país con más pérdidas por corrupción de la Unión Europea.

Según este el estudio, los 90.000 millones de euros que le cuesta a España la corrupción, multiplican por cuatro las ayudas a los parados, es decir, unos 19.600 millones, o también, más del 90% del presupuesto para salud al año que alcanza los 98.500 millones, o el 88% del gasto destinado a las pensiones, unos 102.500 millones. También,

la cifra es 295 veces la cantidad que el Gobierno gasta para vivienda, 11 veces el presupuesto para política familiar y ayudas a menores, que alcanza 7.900 millones y tres veces más que el presupuesto destinado a dependencia y ayudas por enfermedad, que suma 26.600 millones.

Pero esta situación no es nueva para los españoles. Nuestra historia reciente nos ofrece múltiples casos de corruptos y corruptores amparados por legalidades que incurrirían en traiciones, aún cuando no sean impartidos como ejemplos a condenar en la formación escolar de los jóvenes, cualquiera tiene en su mente varios casos. Eso sería darle relevancia. Un modo de combatir la impudicia de los corruptos. Es decir, los traidores. Recordemos que, si evitásemos ese despojo, cada español podría recibir un dinero extra de 1.949 euros al año. 

Cuando toque votar reflexiona si el abstenerse no es una traición que facilita que los corruptos sigan despojando a España. Según decía François de La Rochefoucauld Más traiciones se cometen por debilidad que por un propósito firme de hacer traición.”

No seas débil. Vota.

España, S.A y corruptos de toda laya

Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios

Dejar respuesta