La democracia exige y requiere, para su mantenimiento, la imposibilidad de lo colectivo

La democracia, se alimenta de la supresión del otro, en cuanto, a la imposibilidad de que lo asimilemos y que podamos conformar un todos, o un nosotros