Contra la cruz a la Iglesia y fines sociales en el IRPF

La financiación de la Iglesia Católica a través de la declaración de la renta es injusta. Quienes marcan la casilla no pagan un 0,7% más, sino que se detrae del conjunto de lo recaudado anualmente, es decir que «todos pagamos» aun sin tener voluntad para ello. El culto y el clero de cualquier organización religiosa y de las organizaciones a su servicio, debe estar financiado por sus fieles.