La autocracia de UPN en Navarra

El leit motiv del mandado de Enrique Maya sería eliminar todo vestigio del legado asironiano y dado que su pensamiento es rígido e incorregible, ello le impele a no tener en cuenta las razones contrarias (ausencia de la necesaria empatía política para lograr acuerdos al no disponer de la necesaria mayoría absoluta) y tan sólo recogería datos o signos que le confirmen el prejuicio para convertirlo en convicción, aspectos que podrían llevarle a actuar con tics autocráticos.