¡Hay que ganar!

Después de estar diez años sentado en las gradas de diversas canchas y pabellones deportivos, viendo entrenamientos y partidos de baloncesto, hoy quiero resumir en unas líneas mis impresiones tras oír lo fuerte que laten los corazones en el mundo del deporte.