¿Cómo hacer frente al nacionalismo obligatorio?

El nacionalismo vive de una propaganda constante. En la escuela, medios de comunicación, administraciones varias, eventos deportivos y culturales… Una propaganda de tipo emociológico, con sus dos facetas esenciales, exaltar las diferencias y enfrentar.