Estrategia indirecta en los resultados de la investidura
Fuente: http://www.eldiariofenix.com/

Si la Estrategia es la «ciencia y arte de concebir, utilizar y conducir recursos naturales, espirituales y humanos, en un tiempo y en un espacio determinado para alcanzar y/o mantener los objetivos establecidos por la política», entonces, quiere decir que estamos frente a un dilema en términos políticos y sociales.

Por un lado, atender a las urgencias del conjunto social, que son muchas y acuciantes. Por otro, al frente interno de cada formación partidaria. Sin olvidar claro, a los agentes externos que condicionaron los comportamientos en el hemiciclo de las Cortes. Desatender a cualquiera de esos colectivos supone arribar a una peligrosa simplificación de la realidad, en definitiva, a promover la pereza intelectual del fanatismo maniqueo.

Liddell Hart, el creador de la Estrategia Indirecta, afirma que: “El objetivo de la estrategia debe ser conducir la batalla en las mejores circunstancias posibles. La perfección de la estrategia sería el producir una decisión a favor, sin una importante pelea”.

Para ello propone el uso de acciones paradójicas intentando una acción según la línea de menor expectativa, que “producirá el colapso del enemigo; una distracción que corte la libertad de acción del enemigo, como un ataque efectuado sobre la retaguardia o en sus líneas de comunicaciones o por efecto de un señuelo en donde se lo induzca a un movimiento en falso, que puede producirle un desbalance temporal”. En tiempos de paz son, por ejemplo, la prensa, los canales financieros y los asuntos pendientes en materia institucional o judicial.

Estas dos últimas semanas, el parlamento español se convirtió, entonces, en la expresión de lo que Hart enunció. ¿Cuáles fueron las verdaderas razones de la inesperada posición que los diferentes jugadores adoptaron para la investidura?

Hart no recomienda un ataque frontal porque: “El movimiento directo hacia el oponente provoca su balance físico, psicológico y por consolidación (el enemigo) incrementa su poder de resistencia”. Por ejemplo, delegar en Girauta la definición conceptual del proceso que se abre en este lapso, hasta el agotamiento del plazo hasta la posible disolución del parlamento, puede provocar más radicalizaciones. También obligar a negociar con la presencia conjunta de los firmantes del pacto. Recordemos que el cometido de Ciudadanos es cumplir con las líneas del modelo neoliberal. Esto implica una radicalización sin paliativos de la austeridad como medio de control del déficit.

Por ello, cuando nos enfrentamos a una crisis de medios disponibles para atender necesidades múltiples, sólo existen dos modos, o consumimos menos, o producimos más. Esta confrontación conmueve la esencia misma de sectores diversos. La elite de los empresarios se ha beneficiado por esta política recesiva. Sus negocios son globales. Receta PP-Ciudadanos.

Por su parte, la enorme mayoría de micro y pymes, autónomos incluidos, se vieron afectados. Parece ser que una política de apoyo a ese nivel puede convertirse en una fuente de generación de empleo genuina. Hasta antes del acuerdo de investidura era la propuesta del PSOE, también la de Podemos.

Por tanto, la desarticulación de esa finalidad fue disuadida por una campaña de fuertes presiones, rayanas en el chantaje. Movimientos provenientes de la elite empresarial y la dirigencia europea adherida a las tesis de la rigurosa austeridad, que se hicieron presentes para desnaturalizar la esencia de los modelos “inconvenientes”.

Puede decirse que la población no se ha mostrado indiferente a los episodios de esta investidura fallida. Esto puede dejar en evidencia que los partidos políticos, las organizaciones sindicales o los movimientos sociales, sólo tienen sentido si son estructuras que permitan que las personas resuelvan sus propias limitaciones personales para establecer contacto y satisfacer sus diferentes necesidades. La presunción de que se pueda imponer una línea de pensamiento diferente a sus convicciones, a mi juicio, creo que puede ser una premisa de frágil defensa. Esto porque puede revelar la subordinación a las acciones específicas de esa “estrategia indirecta” que se ha puesto en marcha. Encuestas diseñadas mediante.

La crisis de las estructuras obliga a reflexionar acerca de la “utilidad” que supone para una comunidad, el mantener estructuras políticas, sindicales o sociales, en general, si evidencian una falta de resultados prácticos para los individuos que las integran.

Para el gran público sólo ha quedado el plano del histrionismo, exagerado o mesurado, con el que los parlamentarios plantearon, y justificaron, sus posiciones. Confío en que esto no produzca la desafección, en forma de abstenciones, que permitió que se institucionalizaran las prácticas corruptas en la España bipartidista del denominado “estado del bienestar”.

Entonces, los militantes honestos de uno u otro signo se encontraban desorientados por la repetición del modelo de hacer política que les exigía esfuerzos en campaña a cambio de un paraíso que no llegaba luego de las convocatorias electorales. La democracia estaba cautiva entre cada votación. Crearon la neodemocracia.

Ahora, en este período de negociaciones que se abre quedarán explicitadas las acciones combinadas de presión sobre medios de comunicación financieramente endebles, y “opinadores” profesionales, para crear “opinión pública” favorable.

Presenciaremos la generación de debates esenciales, pero inoportunos, mientras que las verdaderas decisiones se conocen leyendo entre líneas en los documentos de las acciones propuestas. Aquí se podría incluir la explicación de la peculiar manera de hacer oposición de algunos progresistas notables. La hemeroteca no colabora a dar credibilidades. La virulencia de una segunda legislatura neoliberal nos hará recordar con nostalgia las medidas aplicadas en esta.

Por tanto, convengamos que se trata de seguir ejerciendo las obligaciones ciudadanas de seguimiento y control de las palabras y acciones de los representantes elegidos.

No abandonemos la indignación y votemos en consecuencia, si nos dejan, claro.

Fuente: eldiariofenix.com

No hay comentarios

Dejar respuesta