Estado de Emergencia Feminista

La violencia contra las mujeres no ha remitido, sino todo lo contrario. Seguimos padeciendo una lacra intolerable, contra la que es necesario redoblar todos los esfuerzos de rechazo, denuncia, condena y exigencia de actuaciones para atajarla de raíz y de forma urgente.