¿Es posible un nuevo Mayo del 68 en Francia?
Fuente imagen: https://www.elconfidencial.com REUTERS

El exiguo crecimiento económico del 1,5% en 2018 será incapaz de evitar que la tasa de desempleo supere de nuevo la barrera del 9%, la Deuda Externa escale hasta los 6 billones €, la Deuda Pública supere los 2´5 Billones € ( 98% PIB) y el gasto Público prosiga por tasas desbocadas (58% del PIB). Macron, presionado por Bruselas, implementará una política económica neoliberal (Programa de Estabilidad), que incluirá un recorte brutal de 20.000 millones € en el gasto público, una subida de impuestos de 50.000 millones € y una drástica reducción de 500.000 funcionarios.

Asimismo, a instancias de la Patronal francesa (MEDEF) y con la oposición de los principales sindicatos del país galo (CFDT,CGT y FO), el Ejecutivo de Macron accederá a la Reforma del mercado laboral, que implicará la progresiva implantación del despido libre sin indemnización; la optimización del funcionariado público  así como la instauración de la jornada laboral mínima de 45 horas semanales y el retraso de la jubilación a los 67 años unido a la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores y a una drástica reducción de los subsidios sociales ( prestación por desempleo, ayudas a la natalidad, pensión y viudedad).

Como consecuencia de todo lo anterior, asistiremos a la agudización de la fractura social del país que obligará a amplias capas de la población (especialmente los “sintecho”, los “sinpapeles” y los desheredados de las banlieus) a depender en exclusiva de la beneficencia, quedando así diluidos los efectos benéficos de las clásicas medidas sociales (reducción de impuestos, subida de las prestaciones por desempleo y discriminación positiva en la inserción laboral y en el derecho a voto en las elecciones locales de los inmigrantes) por la cruda realidad económica.

Todo ello provocará la radicalización de los otrora aburguesados y sumisos sindicatos de clase (CGT, CFDT y FO), lo que conllevará frecuentes estallidos de conflictividad laboral aunados con el extraordinario auge de los grupos antisistema (casseurs), quienes aplicarán técnicas de guerrilla urbana para poner en jaque a las fuerzas de seguridad francesas y teledirigirán las posteriores revueltas estudiantes para reeditar el Mayo del 68.

Germán Gorraiz López-Analista

¿Busca EE.UU. provocar una nueva Guerra del Gas en Europa?

Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios

Dejar respuesta