En los tiempos de la estética apodíctica y la estética asertórica

La dinámica política disolvió el dilema weberiano de la ética de las convicciones y de la ética de la responsabilidad. En la fanfarria democrática nuestros políticos reconvirtieron la trascendencia de lo ético para eclipsarla bajo la égida de lo estético.