El son tiene duende

La presentación del nuevo disco de Troveros de Asieta y el 175 aniversario del Real Casino de Tenerife, dieron como resultado, una magnífica tarde para el recuerdo. El Son se adueñó del edificio y al público solo le faltó comenzar a bailar al ritmo de la música. Decididamente, “El Son Tiene Duende”.

El Casino de Tenerife vibró a ritmo de Son.

El pasado jueves 16 de abril, Troveros de Asieta presentó en Santa Cruz de Tenerife su último disco “El Son tiene duende”.  Una tras otra, fueron sonando en el escenario canciones que pasaron desde el más dulce bolero hasta llegar a las entrañas del Son cubano.

Troveros de Asieta, que nació en Santa Cruz de La Palma hace más de 20 años, ha llevado desde sus comienzos una ascendente carrera que les ha convertido en referente del histórico y definitivo vínculo que une a la isla caribeña con el archipiélago canario. Y es la Isla de La Palma la que mantiene los lazos más estrechos. El ron, el tabaco y la música, han unido a ambas islas de manera que parecen latir con un mismo corazón.

Y ese corazón, tocó el corazón del público que llenaba la sala del Real Casino de Tenerife en la pasada noche; un público expectante que no sabía muy bien lo que esperaba. Troveros actuaba por vez primera en esta emblemática sociedad de Tenerife, que celebra este año su 175 aniversario.

El son tiene duende
Foto de Juan Carmona

La puesta en escena funcionó perfectamente, comenzando con un aperitivo instrumental y la posterior subida al escenario del resto del grupo. La sala poco a poco fue fusionándose con la música, de modo que se sentía en ella el acompasado seguimiento de la respiración de los oyentes que acabaron acompañando a los músicos haciendo sonar las palmas. No fue difícil comprobar que El son tiene duende.

El son tiene duende
Foto de Juan Carmona

Los aplausos no se hicieron rogar y llovieron durante algunas de las interpretaciones, así como al terminar el concierto. A partir de ese momento, se formaron corros en los que se comentaba que era imposible que los músicos no fueran cubanos, mientras algunos recordaban a sus familiares emigrados en el pasado.

Un emotivo acto de los que está necesitado este mundo atenazado por el paro y el miedo a un incierto futuro.

Gracias, Troveros.

Foto de portada de Juan Carmona

Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios

Dejar respuesta