El precio de la vivienda en alquiler se dispara

Para analizar este incremento  de los precios de la vivienda en alquiler hay que tener en cuenta varias razones. Los salarios subieron en 2017 un 0,1% mientras que los alquileres un 8,9% en el mismo período. En el último año la subida del precio de la vivienda en alquiler en Madrid fue de 10%. Así es que cada vez hay más gente buscando piso de alquiler pero el número de viviendas disponibles no aumenta. Sobre este tema hizo un llamamiento a la cordura el diputado  Iñigo Errejón, en un mensaje reciente publicado en Instagram.

Si alguien se apunta a la épica de buscar piso en Madrid a precio asequible   de acuerdo con su salario base, concluirá que el precio del alquiler de la vivienda en relación al salario debería ser de un 30%, pero si así fuera, con el salario mínimo de 735€ tendría que encontrar piso por 220€ y no es así. Si se tienen en cuenta los salarios bajos y la precariedad laboral, junto con el incremento de los precios de los alquileres, la situación es caótica para los jóvenes que quieren independizarse. Porque la mayoría de los propietarios se apunta  a poner sus piso en portales para turistas. Ingresos sin freno. Por eso solo hay 69 viviendas  en alquiler por menos de 500€ en Madrid.

Según informaciones publicadas en los últimos días, que recogen datos del portal independiente Airbnb, hay actualmente en Madrid 10000 pisos de alquiler para turistas mientras que una de las inmobiliarias de referencia, Fotocasa, solo dispone de 4000. En Galicia hay más pisos de alquiler para turistas que para alquilar. Lo decía el Correo Gallego el pasado día 27 de agosto. En concreto contabilizaba este diario dos mil pisos turísticos más que viviendas en alquiler. El alza de los precios de la vivienda, especialmente en las ciudades de Vigo y Santiago, se debe, según la inmobiliarias, al incremento de los pisos turísticos.

Es preocupante la actitud de las administraciones, tanto la estatal como las autonómicas y locales. Hay quien observa  que la situación empeoró con medidas tomadas por el Gobierno: la Reforma de la Ley de Arrendamientos Urbanos, de 2013, pretendía hacer más flexible la duración de los contratos de alquiler, de 5 años pasaron a ser 3. Cuando acaba el contrato se sube el precio del alquiler, el inquilino o paga el aumento o se va. La actualización de los alquileres para algunos propietarios supuso un incremento de sus rentas en 400€ al mes. Incluso hay propietarios que optaron por no renovar los contratos y poner las viviendas como pisos turísticos. Más ingresos y más rentabilidad por las propiedades a corto plazo.

Entre los arrendadores los hay que no incorporan sus viviendas al paquete de los que ofertan para turistas, y lo hacen en parte por compromiso ético y porque quieren estar tranquilos  con una renta regular mientras dure el contrato.

En Galicia existe un registro que regula la vivienda turística en la comunidad. Según el departamento de Turismo existen 6.628 viviendas de este tipo, frente a las 4.500 unidades de alquiler tradicional.  En tres de las cuatro provincias hay más pisos en alquilar para turismo que para el alquiler tradicional.  La excepción se da en Ourense, que tiene 169 para turistas frente a las 550 para alquiler tradicional. Bien es cierto que un tercio de estas viviendas de Galicia tienen difícil alquiler por la ubicación o por estar en malas condiciones.

Lo que puede ocurrir a largo plazo es que se produzca un indeseado desalojo de las ciudades. Se irán las personas con precaria economía. El descontrol de los precios mandarán a la gente a vivir al sur, a casas prefabricadas o hechas con barro, de esas que se desvanecen en las inundaciones o se tambalean con un huracán.

Como los jubilados ingleses y alemanes de la costa mediterránea, los de Canarias y Baleares, los españoles también pensarán que son unos privilegiados porque tienen un sueldo extra procedente de la vivienda de siempre en alquiler para turistas. Nadie piensa en el precio que habrá que pagar por no vivir en el propio entorno, con los vecinos y familiares de siempre.

(c) Áurea Sánchez.

Print Friendly, PDF & Email
Compartir
Artículo anteriorMadubirria.
Artículo siguienteEl filósofo de los pobres
Áurea Sánchez
"Lo personal es político". Periodista y doctora en Periodismo. Autora del libro "La vida en mil pedazos", que puedes adquirir en Amazon https://www.amazon.es/gp/product/B01MYRY7U2/ref=zg_bsnr_1335556031_18?ie=UTF8&psc=1&refRID=W90BC2CA1K5S5FJ5S8EX

No hay comentarios

Dejar respuesta