El inmenso poder de la religión

En pleno siglo XXI, las fes religiosas, principalmente las monoteístas, siguen siendo poderes morales y financieros donde las masas hallan motivos de consuelo, socialización e identificación para salvar sus cuitas íntimas y de convivencia cotidiana.