DUI, un final de Berlanga

Dicen que Puigdemont, como en «El verdugo» de Berlanga, sufrió en los momentos anteriores a la DUI. Que llegó plantearse dejarlo y convocar elecciones. O a proponer dimitir y que se hiciese cargo Junqueras, que no lo aceptó. Una dura toma de contacto con la realidad, con que el hecho de que los actos tienen consecuencias.