De la “revolución permanente” a la pobreza vigente

El sublime objeto de la revolución (a diferencia del libro de Žižek, «El sublime objeto de la ideología», que traza astutamente la vinculación entre mercancía y sueño) puede determinarse como la persecución del poder por parte de quiénes algo tienen.