Condenada a prisión por querer asistir a un partido de voleibol

Ghoncheh Ghavamí ha sido condenada por un tribunal iraní a un año de cárcel por intentar asistir como espectadora a un partido de voleibol. El abogado de la acusada ha señalado que la sentencia se basa en la ley que prohíbe la entrada de mujeres a eventos deportivos masculinos.

Los hechos se remontan al pasado mes de junio cuando Ghavamí y otras activistas de los derechos de las mujeres se manifestaron ante el Azadí de Teherán donde se celebraba un partido del equipo nacional de voleibol. Su principal objetivo era reivindicar el derecho de las mujeres de acudir a cualquier tipo de evento deportivo más allá de si este es jugado por hombres o por mujeres.

Como resultado las Fuerzas de Seguridad iraníes detuvieron a varias activistas, entre ellas Ghavamí, pero todas ellas  que quedaron en libertad bajo fianza. Ghavamí regresó para recuperar sus objetos personales y entonces la arrestaron definitivamente bajo los delitos de “propaganda contra el Estado”.

Desde su detención varias organizaciones comenzaron campañas para su liberación. Amnistía Internacional reclamó su liberación por considerarla una prisionera por conciencia. Además, unas 700.000 personas firmaron una petición online para su liberación.

Durante los últimos meses Irán ha sido el escenario de manifestaciones en pro y en contra de los derechos de las mujeres. Apenas hace una semana se registraba la cuarta mujer rociada con ácido mientras conducía. Se trata de un escenario tenso entre los ultra conservadores y un régimen que intenta reformarse lentamente con nuevas medidas como el aumento de las libertades en la vestimenta de las mujeres.

Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios

Dejar respuesta