“Compañeros, compañeras y compañeres”

A mediados del pasado mes de abril, la ministra de Igualdad, Irene Montero, se lució y mostró, una vez más, su osadía e ignorancia supina.