domingo, 21 enero 2018
Filopolítica - Francisco Tomás González Cabañas

Filopolítica - Francisco Tomás González Cabañas

Francisco Tomás González Cabañas
Filósofo y Fundador (2005) y Director de la revista gráfica y agencia de noticias:

El proceso 1001/72; la clase trabajadora al banquillo

El proceso 1001/72; la clase trabajadora al banquillo

Un 24 de junio de 1972, la Coordinadora Nacional de Comisiones Obreras, principal sindicato opositor a la dictadura franquista, fue detenida en el convento de los Oblatos de Pozuelo de Alarcón. El comienzo del juicio del proceso 1001, más de un año después, coincidió con el asesinato de Carrero Blanco. Este suceso, no iba a traer nada bueno para los sindicalistas juzgados, cuya larga condena se dictó el 30 de diciembre, hace cuarenta y cuatro años.
¿Dónde Coño está el Chumino?

¿Dónde Coño está el Chumino?

El falogocentrismo (sobre todo occidental, europeo, franco-alemán) que nos conmina a pensar desde la posición dominante de lo masculino (como reverbera Derrida) en la construcción del significado, debería ser rodeado, deconstruido, desde la aporético (irresoluto, por ende incierto y dudoso) de lo conceptual.
Sarpullido Inglés

Sarpullido Inglés

El deseo de lo democrático, que recorre todas y cada una de las problemáticas sociales, de las diferentes aldeas occidentales, como ríos subyacentes, no son más que expresiones que ratifican que el deseo es siempre el nuestro, el de las personas que hemos comido, que comemos y que seguiremos comiendo, tratando de apostrofar toda la ausencia de los otros pobres y marginales.
Sexo y trabajo

Sexo y trabajo

Sí existe alguna dinámica, es decir algún impulso consuetudinario que se escape de lo cultural y que se exprese desde lo innato de la...
Que parezca un accidente

Que parezca un accidente

El dolor nos desapega de la vida, el dolor nos prepara para nuestro último y liberador responso; la muerte. El dolor, cuando se consustancia con quién lo padece, cuando se marida, enfermiza como encarnizadamente con el cuerpo mediante el cual se desplaza, desarrolla y finalmente se desprende, construye el camino obligado, anestésicamente, el puente llamado de que somos un ser para la muerte.
La extrema necesidad de tipificar la mala praxis política

La extrema necesidad de tipificar la mala praxis política

De un tiempo a esta parte, las democracias occidentales, reaccionan ante la gravedad de sus males, mediante el menos democrático de sus poderes, como menos público y publicitado, el poder judicial,
El gran otro de la justicia o de los daños de la Manada

El gran otro de la justicia o de los daños de la Manada

La ley estipula y es estipulada a su vez en un conjunto de procedimientos, que bien podrían traducirse como la metáfora de un laberinto, símil al cretense, en donde los victimarios son conducidos a tal lugar para ser victimizados y en el caso de que los procedimientos, mecanismos o fallos, fallen para tal cometido (es decir para hacer justicia institucional, sometiendo al victimario) que todos los observadores o ciudadanos parte, lo único que reclamen es la sed de justicia (maridada de venganza y ejemplaridad) para que todo el transgreda la ley, tenga como destino único el laberinto, y sí en tal transgresión, lastimó, daño o mató, debe ser cruelmente vejada por el minotauro (por otra parte no existe casi otra posibilidad una vez dentro del laberinto).
La toma del poder mediante la palabra

La toma del poder mediante la palabra

Sí bien no iremos por la senda heideggeriana de atacar el olvido del ser, al menos pretenderemos recordar que el concepto neural del poder, como expresión principal y última de la política, se constituye en el lenguaje,  en el logos, en la palabra, y que si bien, tomarlo, asirlo, cabalgarlo, es decididamente imposible, el llegar hacia el poder, mediante la palabra, tanto como definición y también como método, es algo que se ha realizado muy poco y en esta peculiaridad es donde nos detendremos.
La teoría de las cuerdas y su implicancia política

La teoría de las cuerdas y su implicancia política

Las cuerdas de lo democrático, en todas y cada una de las aldeas de lo democrático, deber ser vibradas, por quienes tengan mayor conocimiento y capacidad en la temática.