Cataluña es mía

He oído cosas.

He oído que los catalanes quieren independizarse; también he oído que  “muchos” catalanes no quieren ser de los nuestros; otras tantas veces, he oído que “algunos” catalanes no quieren ser españoles.

Pues bien, yo tengo algo que decir al respecto.

España, hace ya tiempo, es un país democrático y sus habitantes son considerados adultos libres e independientes.

Creo que si un catalán quiere dejar de ser español, puede renunciar a su nacionalidad y marcharse. Lo mismo puede hacer un asturiano, un canario o un manchego.

¡Ahí está la puerta! Renuncias a tu nacionalidad y caminas hacia tu nuevo destino, tu nueva vida.

Pero debo añadir un pequeño detalle. Un detalle relacionado con el buen uso del lenguaje.

Desde hace un tiempo, políticos de todas las tendencias, periodistas de todos los estilos, e incluso particulares muy diversos, usan una extraña expresión al referirse a esta comunidad autónoma “española” de la que estamos hablando; les oigo decir: Cataluña y España, como si de dos países se tratara.

Según esto, parece que muchos, incluso los que se oponen a esta segregación, ya la han aceptado.

Pero insisto, si quieres dejar de ser español, deja España y busca tu lugar.

Cataluña es España. Trabajé en ella durante años; en un tiempo, hasta 16 horas diarias.

Allí me dejé la piel, junto con otros españoles andaluces, o extremeños, o gallegos, castellanos, vascos…, para hacer más grande a este país. Y también algunos latinos, que soñaron estar trabajando para la “madre patria”.

¡Cataluña es mía, déjala donde está! No será nada sin nosotros, los que trabajamos para hacerla grande e importante.

Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios

Dejar respuesta