Cambios en el sector de la moda
Fuente imagen: https://adressed.gapinc.com

El sector de la moda sufre una metamorfosis sin precedentes, con cambios de alto calado en múltiples factores. Por una parte, están  los elementos externos, exógenos,  ajenos al propio sector: los económicos. Cuya dinámica se incentiva por la incertidumbre e imprevisibilidad de sus jugadores. Las consecuencias del Brexit. Los muros proteccionistas de EEUU. La tensión nuclear entre Trump y Kim Jong no colabora a estabilizar la situación.

En lo concerniente a España, la resolución de la cuestión de Cataluña trastoca las decisiones estratégicas de inversores e industriales. La tendencia deslocalizadora no se ha revertido alentada por costes e incertidumbres. A esta montaña rusa económica, que no es pequeña, se le debe sumar los cambios sin precedentes propio sector, son los endógenos.

En primer lugar, la revolución tecnológica  hace que se tambaleen todos los cimientos de la industria. Ello se aprecia en la convivencia entre el universo offline con el online. Convivencia, está claro, que es obligada porque ambos mundos son complementarios y se necesitan. Pero, a pesar de que uno no pueda vivir sin el otro y, las grandes empresas  apuestan porque cada vez tengan menos diferencias, muchos comercios minoristas todavía lo ven con cierto recelo. Todo, por ahora, fruto de un cierto analfabetismo digital de los tenderos “de siempre”. De allí, que sea otro factor que influye de manera importante que el mundo (offline), la tienda física, sea conocida por todos. En cambio, el segundo (el online), la tienda virtual,  representa el miedo a lo desconocido, a causa de su juventud e inmensas posibilidades. Esto último presenta recelos, que terminarán resolviéndose con el lógico recambio generacional.

Este crecimiento a pasos agigantados del @commerce, hace que muchos se replanteen la labor de su tienda física. El imparable crecimiento de las ventas online, tiene muy preocupados a los pequeños comerciantes, que están viendo como su cifra de ventas baja año tras año. Y que por muchos descuentos que hagan, sus cifras no remontan y los beneficios bajan cada vez más. Esa es la causa evidente del cierre de tiendas físicas. A este hecho, también, le afecta la apertura de las macrotiendas con una tecnología avanzada, que ha cambiado la experiencia del cliente. Es el plan de acción que han llevado a cabo las grandes superficies, como H&M e Inditex. Su éxito así lo demuestra. Han creado las “flagship stores”, se trata de tiendas enormes, ubicadas en las zonas más céntricas, con una única preocupación, que el cliente que las visita viva una experiencia incomparable.

En segundo lugar, un factor no por ello menos importante, es la tendencia por la sostenibilidad de las materias primas. Es decir, producir con materiales adecuados para no dañar nuestro medio ambiente y de esta manera  lo puedan disfrutar generaciones futuras. La imagen ética de las empresas puede afectar su cuenta de resultados, por la modificación más que probable en las conductas de compra de las nuevas generaciones de compradoras.

En tercer factor a considerar es el de la internacionalización, posible por la Sociedad Global. Se refiere a la búsqueda de nuevos territorios a conquistar. Sin duda, una buena estrategia, ya que estos mercados están dotados de mayor crecimiento, que los ya conquistados.

A los anteriores, le debemos añadir como ingredientes principales a los “descuentos”. Suelen ser utilizados a lo largo de todo el año para llevar a los clientes a las tiendas. El propio término ha calado muy fuerte en la mente de los consumidores que no actúan, si no reconocen esta palabra, en algún cartel que acompañe a la prenda. Ha sido tal el éxito de esta palabra clave, que el sector de la moda está sumamente preocupado en busca de una estrategia con la que pueda dar marcha atrás y resucitar las ventas en condiciones normales, sin que suponga una merma del margen de beneficio. Muchas asociaciones de comerciantes han expresado su opinión, en aras de buscar una solución a este problema: regularizar los periodos de rebajas. 

En definitiva el “cambio” será la constante en un contexto en el que, sin duda, siendo desafiante, ganarán los que tengan “fexibilidad” e “intuición”. La primera para adaptar sus complejas estructuras y, la segunda, para prever los cambios en los gustos de los consumidores.

Recordemos: Nunca creí que pudiéramos transformar el mundo, pero creo que todos los días se pueden transformar las cosas.” Françoise Giroud

¡Sin duda el porvenir de la moda será acelerado!

No hay comentarios

Dejar respuesta