«Beatus Ille…»

La vida urbanita, con el desarrollo desbocado de las ciudades, está siendo puesta en tela de juicio, ya que es cada vez más dura, más antinatural y más inhóspita.