El autoritarismo electoral nos impulsa a preguntarnos sí la democracia aún vale la pena

El simple hecho de que haya elecciones no basta para que estas sean competitivas. Piénsese en todos los instrumentos de que disponen los que están en el poder… Las reglas afectan a los resultados.