Ateo por la fuerza de la razón

No creo en ningún ser sobrehumano ni sobrenatural, que controle los destinos de los seres vivos y muertos aquí en la Tierra, ni fuera de ella