Asesinamos, democráticamente, al deseo

Ya no hablamos, no pensamos, no deseamos otra cosa que no sea esta serie repetitiva en que nos hemos dado la oportunidad para desertar de nuestra humanidad.