Año nuevo, mismos problemas

Por Martín Legonía

Caracas, Venezuela. Hoy en día es un poco difícil el escribir cosas positivas con respecto a mi país. Las noticias que más se destacan en la prensa nacional son las relacionadas con muertes violentas, atracos, deficiencias económicas, falta de divisas y escasez de productos básicos, lo que por muy mala suerte se ha convertido en parte de la cotidianidad del venezolano común, haciendo que nos llenemos de indiferencia y seamos como una especie de robot que no tiene sentimientos. Es muy difícil sobresalir en un país que cuenta con todos los recursos para salir adelante, pero la triste realidad de nosotros es que nos hemos conformado con las sobras que el gobierno nos ha dado.

Con una inflación por las nubes y un salario que no alcanza para nada, tratamos de sobrevivir en esta ciudad llena de ilusiones muertas y sueños asesinados, donde te matan porque no tienes un celular o dinero que dar al momento del robo. Es triste ver como el sentido de la vida se ha ido perdiendo y como de manera lenta pero segura nos sumergimos en un pozo del cual no podemos salir. Hemos llegado a vivir en una sociedad en donde tu apariencia vale más que tus conocimientos, y donde por más triste que sea, la cantidad de amigos se mide por la cantidad de dinero que poseas.

Se ha vuelto común el escuchar que los padres orientan a sus hijos a estudiar carreras que les hagan producir dinero de manera más rápida y donde la frase: “No es lo que te gusta, sino lo que te conviene” es la base fundamental para la toma de decisiones de los futuros profesionales del país. Nada más alejado de la realidad a mí parecer, debido que no puedes ejercer una carrera que no te guste, o realizar algún trabajo que no te guste y en el cual te sientas incomodo.

Sin embargo, no todo puede ser penurias en tan grande ciudad. Siempre es fácil encontrar alguna persona esbozando la mejor sonrisa, y es gracias a eso que el venezolano es una persona un tanto relajada. Reírnos del día a día y contar de manera jocosa y burlona el como nos robaron, es algo que sin duda alguna nos diferencia de los demás, logrando que podamos sobrellevar un día más en tan movida semana.

Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios

Dejar respuesta