Algo huele a podrido en Dinamarca

Se ha dado el pistoletazo de salida por los autodenominados constitucionalistas, para salvar la monarquía y hasta al Estado