“Abuelo, pasan de ti”…

Pasan de vuestras pancartas, de vuestras concentraciones, de vuestras protestas frente a la puerta de las instituciones de todo el país pidiendo unas pensiones dignas. Ya se encargó de recordarlo Rafael Hernando el otro día en el Congreso, que con pancartas no se conseguía nada, y eso es un síntoma de que a estos que nos representan les importa muy poco que alcemos la voz pidiendo lo que es nuestro.