Ya se acaba la semana del circo

Por fin. Ya se acaba la semana del circo. Parecía que no iba a llegar a su fin, pero la semana del circo y del esperpento español parece que llega a su fin. Dentro de toda Europa, esta ha debido ser la campaña electoral por las Europeas con mayor sinsentido de todas.


Una semana de lo más lamentable. La semana del circo español en plena esencia.


Una campaña pobre, lamentable. Ya augurábamos que sería penosa, debido a la falta de ideas, a la falta de propuestas. Un vaivén de acusaciones, del yo soy malo pero tú eres peor, y una campaña en la que el resto de partidos más pequeños no tienen cabida en ningún lugar. Hay que buscar y remover para encontrar algún medio de comunicación que haya ofrecido algún debate en el que hayan participado el resto de grupos y formaciones políticas que se presentan a estas elecciones, y muy pocos por no decir ninguno, los medios que han ofrecido sus espacios para que los partidos más pequeños puedan anunciarse, mostrar al público español sus ideas, sus propuestas.


PP y PSOE. Un debate en el cual salió a la plaestra la falta de carisma, de ideas, la falta de improvisación


Ya sospechábamos que los medios de comunicación mayoritarios estaban totalmente neutralizados y sin ninguna capacidad de improvisación, pero lo de esta semana, junto a las declaraciones del señor Pedro J. Ramírez (a buenas horas mangas verdes, cuando usted ha estado metido en un periódico de los principales del país hasta hace nada) , viene a confirmar el control de los principales capitales de los medios de comunicación de este país.

En fin. Una semana de lo más lamentable. La semana del circo español en plena esencia. Todo empezó con el famoso debate de la semana pasada entre los principales candidatos de PP y PSOE. Un debate en el cual salió a la plaestra la falta de carisma, de ideas, la falta de improvisación, la necesaria lectura de absolutamente todo por parte del señor Arias Cañete (imagino que para que no saliera a la luz la realidad de sus ideales y convicciones) y la señora Valenciano, que a pesar de presentarse a estas elecciones sin variar un ápice un proyecto inexistente y también con una carencia alarmante de propuestas, parece que logró una ventaja sobre su rival debido a la soberana incompetencia de este.

Es decir, ganó el que fue menos malo. Estupendo.


la mujer debería estar ya, de una vez por todas, al mismo nivel que el hombre.


La verdad que presenciar este debate, fue soporífero. Más de lo mismo. Tu hiciste, tú has hecho, tu dijiste, tu has dicho. Señores, sino tienen nada nuevo que aportar, al menos no hagan perder el tiempo a los ciudadanos que esperan algo más de dos candidatos a representar a este país frente a Europa. Pero lo mejor estaba aún por llegar.

Es cierto. El debate no dio para más, excepto cuando el señor Arias Cañete decidió abrir la boca sin un papel delante. Y claro, el país de los buitres cuando ven carnaza, desplegó sus alas, y a los que no tenían ideas les vino muy bien la situación para tener algo de que hablar.

Antes de nada, porque a lo mejor alguien podría interpretar lo que no es, dejar absolutamente claro y de manera rotunda, que cualquier muestra machista la condenamos con todas nuestras energías. Y ni que decir tiene que la mujer debería estar ya, de una vez por todas, al mismo nivel que el hombre. Cosa que no es así ni de broma, por más que se intente ver de otra manera.

Pero esto daría para un artículo a parte. Hablando del debate y de las horas posteriores, creemos que la postura del señor Arias Cañete, en ningún caso debería haber sorprendido de esta manera al personal. Por algo ocultó tanto al candidato el señor Rajoy, porque cuando abre la boca sube el pan.


Que mal les sienta a determinadas personas, en pleno siglo XXI, que una mujer esté por encima de su incapacidad para llevar a cabo un debate.


Un señor que ha arremetido contra inmigrantes, culpándolos de la saturación de la sanidad, cuando por culpa de tanto recorte y de tanta cama cerrrada para cuadrar sus maravillosos presupuestos y repartir mejor el botín está la sanidad como está,  un señor que propone que cuando una mujer por una situación determinada quiera o precise realizar un aborto porque esa es su elección, su decisión, se le realice viéndolo en directo mediante una ecografía, así, alegremente, sin escrúpulos.

Vamos, un esperpento. Y ahora la sorpresa, es que este señor es machista. Pues no, no es ninguna novedad. Era algo ya sabido, lo que al final no lo ha podido disimular más y detrás del papel, ha salido el machote que lleva dentro.

Que mal les sienta a determinadas personas, en pleno siglo XXI, que una mujer esté por encima de su incapacidad para llevar a cabo un debate.


si una parte del circo ha mostrado su espectáculo, este no ha llegado a su fin.


Y como no, llegados a este punto, también es un tanto alucinante pensar, que la última semana de campaña electoral, en la que te juegas  salir elegido o no, en la que has de convencer imperiosamente a todos aquellos indecisos para que depositen su confianza con su voto en un candidato, la única estrategia a seguir es incidir sobre el machismo del otro candidato como única baza, como salvavidas, como si hubiéramos descubierto América o el petróleo.

Ni una nueva propuesta, ni un dato más, ni una opción más, ninguna novedad. Solo decir que les pido el voto porque el otro candidato es un machista. Pues sí, ya lo sabíamos, y yo le pregunto ¿tan carente está de ideas que solo se le ocurre recurrir a esto para ganar unas elecciones? en fin, lo dicho, un circo, que por suerte ya se acaba.

Pero si la semana del circo ha mostrado parte de su espectáculo, este no ha llegado a su fin.

En Catalunya denuncian que intentan agredir al señor Montoro y a la señora Sánchez Camacho, y todo es por culpa del elevado ambiente de crispación que se vive. Ya.


el caso es tergiversar las cosas y echar las culpas al de al lado en vez de intentar corregir los errores propios.


Quizá deberían plantearse por qué la gente se encuentra en este clima de crispación, por qué no les gusta verles después de todo lo que han tenido que oír de gente de su partido (como comparar a los ciudadanos catalanes con nazis), no dejarles votar en consulta que es lo que quieren para su tierra, y todo el acoso que sufren los ciudadanos catalanes que no piensan como ellos creen que se debería pensar.

Con esto, por supuesto, nadie defiende la violencia como medio, ni el fin justifica los medios, pero a lo mejor estos incidentes son causados no por el ambiente de crispación que se supone que se vive en Catalunya (aunque para no ser independentista, voy muy seguro por la calle) sino por el tipo de políticas que están llevando a cabo en este país, y que después de incumplir un proyecto electoral como han hecho, es posible pensar que la gente está muy descontenta con los políticos y más con uno de los principales responsables como es el señor Montoro.


Nos jugamos el Domingo algo más que nuestro futuro. Nos jugamos nuestra credibilidad, nuestra confianza, nuestra madurez como sociedad.


Pero el caso es tergiversar las cosas y echar las culpas al de al lado en vez de intentar corregir los errores propios.

Por último, y con esto cerramos ya la semana del circo, esta semana se ha dedicado más tiempo a la final de Lisboa que a las propias Europeas. Me parece fascinante que dos equipos de fútbol estén en la final, que el sentimiento se lleva dentro y que todo el mundo lo quiera ver y disfrutar, pero bajo mi humilde punto de vista, creo que en un país en el que uno de cada cinco parados lleva más de tres años sin encontrar trabajo, una final de fútbol debería ser algo secundario, y dedicarle exclusivamente el tiempo de deportes, y no abrir los noticiarios con si este jugador ha tosido, o si el otro ha estornudado.

Nos jugamos el Domingo algo más que nuestro futuro. Nos jugamos nuestra credibilidad, nuestra confianza, nuestra madurez como sociedad. Aunque está claro que This is Spain, y que seguirá siendo Spain durante mucho tiempo. Aunque eso sí, por suerte, ya se acaba la semana del circo.

Planeta Alaya 18 de Mayo

Planeta Alaya 13 de Abril

Planeta Alaya 4 de Mayo

Compartir
Artículo anteriorPodemos – Una casa cualquiera
Artículo siguientePlaneta Alaya 25 de Mayo
Rubén P.

Pensar y reflexionar debería ser una obligación en esta sociedad. Creerse todo sin plantearse “por qué” es un error. Vivimos en una constante manipulación, en la que las medias verdades es el pan de cada día. De uno mismo depende creer o crearse.
Comparto contenido que creo interesante en Facebook, debato en Twitter, opino libremente en Liverdades

No hay comentarios

Dejar respuesta